Sociedad

Iglesia jesuita de Roma honra a transexual con funeral

Un grupo de jesuitas romanos organizó un funeral para Andrea Quintero, una transexual indigente que había fallecido en Julio. La ceremonia tuvo cita en la Iglesia de Gesù, sede de la orden jesuita a la que pertenece el Papa Francisco.

 

El cuerpo de la transexual, honrado en una de las iglesias más tradicionales

El cuerpo de la transexual, honrado en una de las iglesias más tradicionales

 

Quintero, de 28 años y nativa de Colombia, no perdía la esperanza más allá de la adversidad. Aún a pesar de su adicción a las drogas y de vivir en la principal estación de trenes romana, se llamaba a sí misma con humor “la Trans de Termini”, en honor al nombre de la famosa terminal. Y, si bien sufría con asiduidad la agresión e intolerancia de ciudadanos de Roma que por allí pasaban, conservaba su fuerza. Soñaba con “conocer a un tipo con dinero que me saque de esta vida fea”.

El 29 de Julio, Quintero falleció, sin familiares que reclamaran su cuerpo. Entonces apareció el Centro Astalli, un grupo jesuita dedicado a brindar ayuda y refugio a personas de la calle, y organizó para Andrea un funeral conmemorativo, para el cual también reclutó a oficiales gubernamentales y a la fundación Cáritas. ¿El objetivo? Llamar a la compasión y humanidad de toda la ciudad, y combatir así la discriminación, el odio y la intolerancia.

 

La ministra de Integración y el alcalde, presentes en la ceremonia

La ministra de Integración y el alcalde, presentes en la ceremonia

 

Fray Giovanni La Manna, director dejuista del Centro Astalli, expresó el deseo de que el evento conmemore a Quintero, y que “envíe una señal a toda la comunidad romana, que se deja distraer mientras tanta gente sufre discriminación y que vive con muchas dificultades ante la indiferencia de nuestra ciudad”.

La ministra italiana de Integración, Cecile Kyenge – quien nació en el Congo y es la primera persona de color que ocupa un cargo en el Parlamento italiano – estuvo presente en el funeral, al igual que el alcalde de Roma, Ignazio Marino.

A su vez, un vocero del Vaticano envió un tweet notificando que el funeral de Quintero se haría en la Iglesia del mismísimo Pontífice Francisco, haciendo referencia a la iglesia de la orden jesuita. El mensaje, si seguimos la línea que el Papa suele transmitir, también implicó un gesto de piedad hacia alguien que vivió y murió en los márgenes de la socidad, un llamado a cuidar, ayudar y comprender a quien elige una vida diferente.

Visto en National Catholic Reporter

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas