Efemérides bd

Houssay y un Premio Nobel con edulcorante

Desde la aparición del Iluminismo durante el siglo XVIII la ciencia comenzó a tener un lugar de privilegio, primero en Europa y después en el resto del mundo. Al haber trasladado el paraíso a la Tierra y a la razón como su instrumento, la ciencia pasó a ser la evidencia más clara del progreso de la humanidad. Sobre dicho esquema nació la ciencia moderna en Occidente, la cual tuvo en la filosofía positivista una cosmovisión que preveía el establecimiento de leyes generales científicas para todos los problemas humanos.

Por Nicolás Moretti.

 

Buendiario-Houssay-Nobel

Houssay, primer latinoamericano laureado en Ciencias.

 

Bernardo Alberto Houssay fue heredero de esta rica tradición occidental que partía de las ideas acerca de la experimentación como eje central del método científico, racionalista y positivista. Houssay creía que la naturaleza escondía leyes que el hombre podía descubrir con su razonamiento a partir de la experimentación constante.

Houssay era un voluntarista en el sentido positivo, creía que el hombre de convicciones y talento siempre llega. En realidad, su caso había sido así. Fue un verdadero niño prodigio. A los nueve años había terminado la escuela primaria, el bachillerato en el Colegio Nacional de Buenos Aires a los trece, y poco después, ya trabajando, había iniciado sus estudios de Farmacia, recibiéndose a los diecisiete en dicha carrera. En 1910 era médico. Tenía veintitrés años.

Eligió para desarrollarse la Fisiología, área crítica si las hay. Sus trabajos más trascendentes se desarrollaron en el campo de la endocrinología, la cual se dedica al estudio de las funciones y enfermedades de las glándulas endocrinas: órganos cuyas células producen secreción, hormonas, que desempeñan diversas funciones en el organismo, por ejemplo, las suprarrenales, los ovarios, los testículos y la hipófisis. En ésta última fue donde Houssay aplicó toda su sapiencia. Sus trabajos contribuyeron al conocimiento de las causas de una enfermedad impiadosa y poco explorada, la diabetes.

Houssay se preocupó por dar a conocer qué papel tenia la hipófisis en la diabetes. Descubrió que hormonas segregadas por esta glándula agravaban la diabetes en un gran porcentaje de casos, dificultando el procesamiento de los hidratos de carbono y llevando los niveles de glucosa (azúcar) en sangre a niveles peligrosísimos. Este descubrimiento fue la piedra angular de la posterior medicina preventiva en contra de esta enfermedad a nivel mundial, vigente hasta el día de hoy, salvando millones de vidas humanas.

Por este enorme descubrimiento, el 23 de Octubre de 1947, la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, convirtiéndose en el primer hispanoamericano laureado en Ciencias (Carlos Saavedra Lamas, también argentino, recibió el Nobel de la Paz en 1936 por su rol de mediador en la Guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay).

 

Buendiario-Nobel-Houssay-Medicina
Su otra gran pasión fue la docencia. Houssay fue el impulsor de un nuevo modelo universitario, donde la prioridad era la formación de cuadros científicos, además de profesionales médicos. Conducía investigaciones fisiológicas dirigiendo a sus discípulos y creaba los instrumentos necesarios para desarrollar todas estas actividades. El Instituto de Fisiología de la Facultad de Medicina figuraba entre los más importantes del mundo y numerosos estudiosos extranjeros acudieron a trabajar bajo su dirección. Llegaron a ser más de ochenta investigadores, entre los que se incluían varios latinoamericanos que luego adquirirían brillo propio. Luis Federico Leloir, uno de sus alumnos más brillantes, fue Premio Nobel de Química en 1970.

No todas sus posturas eran celebradas. Houssay pretendía una universidad de menos alumnos por razones pedagógicas, pero también para destinar mayores recursos a la investigación. Entendía – criterio harto discutible- que el investigador es el único capaz de educar, en este caso para una élite. Hablaba de un examen riguroso para que ingresaran a la carrera de Medicina no más de trescientos alumnos. Estas ideas lo llevaron a ser un feroz opositor del fenómeno político más importante del país en esos años, el peronismo.

Orden social y libertad de investigación eran sus paradigmas. Y en eso llego Perón, que producía un cambio cualitativo, contrario a los mismos según su parecer. En 1946, el gobierno peronista interrumpió las tareas del Instituto de Fisiología y despidió a Houssay de la cátedra que conducía. En medio de esta situación, la prensa mundial resaltaba los indudables méritos de Houssay y de sus investigaciones sobre la glándula hipófisis. Paralelamente los científicos más importantes de la época firmaban solicitadas a su favor, entre ellos un tal Albert Einstein.

Recuperaría sus cargos en 1955 cuando Perón fue derrocado. Durante todos esos años, Houssay eligió continuar con sus trabajos de investigación en el país con apoyo privado, rechazando ofertas para continuar su carrera en el exterior.

Quizás el mayor beneficio de su postura ideológica fue que, gracias a estos antecedentes, el poder político aceptó más adelante la posibilidad de generar un espacio para docentes-investigadores de dedicación exclusiva. Recién lo logró en 1958 cuando se creó el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Esta entidad, del que fue su primer presidente, dio un importante impulso a la investigación en distintas ramas del saber, y es hoy el principal núcleo de los desarrollos científicos en nuestro país.

Como advertimos, Bernardo Houssay aportó al mundo de la medicina herramientas indispensables para la prevención y el control de la diabetes. Sus descubrimientos mejoraron la calidad de vida de millones de seres humanos que padecen esta enfermedad. Sus ideologías en el campo político y social podrían ser sus puntos de más controversia. Pero aún profundizando las mismas, dejó allanado el camino de la investigación y el desarrollo científico para miles de docentes, médicos y hombres de las ciencias (Favaloro, por ejemplo) que se formaron en las casas de estudio y centros de investigación de los que Houssay fue creador o artífice clave.

¡Salud!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas