Buen Samaritano

Hombre paga café a pacientes de cáncer desde hace 6 años

Dan Dewey, un habitante de 67 años de Michigan, ha estado llevando café a los pacientes y staff del centro de tratamiento contra el cáncer de su región dos veces por semana, desde 2007. ¿Por qué? Porque sintió que su vida, al lado del dolor de otros, es buena, y que es mejor si uno da una mano.

 

Los pacientes aman a Dan...

Los pacientes aman a Dan…

 

El ritual empezó mientras Dewey acompañaba a su padre a hacerse quimioterapia para combatir a su cáncer de próstata. “Cuando se sentó en la gran silla azúl pensé: necesito un café”, comenta el buen samaritano. “A un par de cuadras había un Starbuck´s; nunca olvidaré que me puse de pie y me encontré con un montón de gente enganchada a agujas. Entonces pregunté: ¿Alguien quiere algo más? Voy a buscar café…”, narra, entusiasmado. Y así empezó a comprar café a los extraños en la guardia médica, tarea que aún hoy prosigue.

Noticia relacionada: Mujer inicia cadena de favores que llega a 55 personas

Aún luego de que su padre terminara su tratamiento de 8 semanas, Dewey continuó visitando al hospital dos veces por semana, y su pequeño gesto se transformó en una gran fenómeno. Dewey visita ahora a tres centros locales de salud de lucha contra el cáncer: St. Joseph’s Cancer Center, Rose Cancer Center y CARE House de Oakland County, todos los miércoles y jueves. Gasta doscientos dólares cada vez y logra entregar unos 90 cafés por semana.

 

... y los médicos también

… y los médicos también

 

Luego de seis años de dar, Dewey ha empezado a quedarse sin fondos para ayudar – pero pronto la comunidad difundió su historia, lo cual inspiró a cantidad de donaciones que le permiten continuar su tarea solidaria. De hecho, Wtfarubberduck, un usuario de Reddit, ayudó mucho a que la historia de Dewey fuera viral; el posteo del usuario invitaba a otras personas a compartir alguna experiencia personal cercana a Dewey. El mismo impulsor cuenta que sus padres fueron beneficiados con la ronda de cafés de Dewey, y que el benefactor lleva una vida humilde, entregando su dinero para ayudar a otros. “Quiero agradecer a Dan por los momentos de felicidad que trajo a mis padres con un café en los momentos más difíciles”.

Noticia relacionada: Café pendiente, una iniciativa solidaria en Buenos Aires

Una verdadera alma caritativa, a la que todos quieren debido a su gran corazón.

Ver también: Llegó el spray de cafeína, para más energía en estado gaseoso

Visto en MLive

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas