Sociedad

Hombre con cuadriplegia hace tour virtual gracias a robot

El pasado jueves, el Museo de Arte de Saint Louis inauguró un robot con altura humana, que permite a personas con movilidad limitada poder apreciar los cuadros y esculturas como si pudieran moverse a voluntad. Revolucionario.

 

 

Alto como una persona promedio, apoyado en una base sólida con ruedas de goma, el robot tiene un monitor donde se puede ver o bien el rostro del visitante o bien lo que elige ver, sea una obra de Norman Rockwell, de Thomas Hart Benton o de George Caleb Binghams. Henry Evans, un hombre mudo y cuadriplégico, fue el primero en poder testear el tour virtual que él mismo controló desde su cama en Los Altos, California.

Evans, de 53 años, es un entusiasta de la robótica, de ahí que tuviera esta oportunidad única. Este egresado de Stanford, oficial de finanzas de una empresa de Silicon Valley, quedó en su condición actual a causa de un infarto que lo dejó paralizado desde el cuello para abajo e incapacitado de articular palabra. El desánimo fue total, pero el descubrimiento de los robots le cambiaron la vida. Aprendió por su cuenta a controlar una computadora con pequeños movimientos de la cabeza, a comunicarse letra por letra y a trabajar en colaboración con profesores de Silicon Valley para construir robots que mejoren la vida de las personas con discapacidad. Así aprendió a afeitarse, a abrir la heladera y a jugar con sus hijos gracias a la ayuda de la robótica.

“Encontré posibilidades nuevas e impensadas de vida y de poder ayudarme no solo a mí mismo sino a otros que sufren igual que yo”, expresó Evans en una charla TED en Washington, en 2013. El nuevo paso le permite recorrer el mundo gracias a la ayuda de los robots: un drone lo lleva de paseo por viñedos franceses o un moderno robot llamado Beam lo lleva a visitar museos.

“Los robots se están volviendo más disponibles, capaces y baratos. Amo lo que Henry está haciendo con los robots”, expresó el profesor de ingeniería biomédica Charlie Kemp. Y Beam, el museo que inauguró el Museo de Arte de Saint Louis, pronto llegará al Young Museum de San Francisco, al Detroit Institute of Arts o al Smithsonian National Museum, en Washington. Cualquiera pueda usarlo y se maneja desde una computadora o tablet, como si fuera un videojuego.

Melissa Wolfe, curadora de arte norteamericano, fue dialogando con Evans mientras él recorría el museo. La familia del pionero viajó hasta Saint Louis, para acompañarlo en persona en el recorrido. “No es como si estuviera en Skype”, aclaró Amanda Thompson Rundahl, directora de aprendizaje del museo. “El dirige su propia experiencia”. Y ahí estaba Henry Evans, paseando por el museo, más feliz que nunca. Reinaba la emoción, pero sobre todo la esperanza.

Aquí les dejamos un video de la experiencia:

 

 

Visto en Saint Louis Dispatch

Agradecemos a Laura Bover por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas