Noticias

3 historias de directores técnicos que golearon al cáncer

Sabemos que los dt´s argentinos siempre tienen una mentalidad ganadora, y al jugar el partido más importante de su vida contra el cáncer, no hacen excepciones.

 

tres dt argentinos que combatieron el cancer

Russo/ Falcioni / Berizzo

El primero de ellos fue Eduardo Berizzo, más conocido como Toto. El ex director técnico del Sevilla fue diagnosticado con cáncer de próstata, algo inusual para un hombre de 48 años. Gracias al apoyo de su familia y médicos, el cordobés supo mantenerse firme y salir adelante.

EL 21 de noviembre de 2017, la actitud de Berizzo frente a la vida se vio reflejada en la cancha.

A los 45 minutos del partido, el Sevilla ya perdía 3-0 de local ante el Liverpool de Jürgen Klopp.

Para Toto este no era un partido más. Era la oportunidad de demostrarse a sí mismo que por más que parezca muy difícil, siempre se puede remontar el partido. La charla en el entretiempo era clave y él tenía que estar a la altura. En ese momento los jugadores aún desconocían la enfermedad de su entrenador.

Esos quince minutos de descanso, que separan a la segunda de la primera mitad del partido, eran necesarios para que Toto le cambie la la actitud al equipo. ¿Cómo? Conectandolos con la sensación de que nada está perdido y alentándolos a siempre pensar que se puede salir adelante, como contó uno de los jugadores más tarde.

Así enfrenta Berizzo la vida, su mentalidad positiva no solo le permitió llegar lejos en el fútbol, sino que fue también una de las claves para combatir el cáncer.

El encuentro culminó en empate, y el argentino tuvo mucho que ver.

 

 

El tumor fue removido en los últimos días del mismo noviembre en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos. Berizzo estuvo entre dos y tres días internado allí, pero no estuvo solo. Lo visitó el plantel entero del Sevilla, recibió infinidades de mensajes de apoyo (entre ellos, los de unos hombres llamados Lionel Andrés Messi y Diego Armando Maradona) y hasta fue motivo de banderas, tanto en Argentina (River) como en Europa (Villarreal-Celtic).

 

El que también recibió apoyo de jugadores, hinchas y dirigentes argentinos, tanto de Banfield (equipo que dirige) como de los demás equipos, fue Julio Alberto Falcioni.

Bulldog (apodo que se ganó gracias a su parecido con la raza de perro), fue diagnosticado con cáncer de laringe. El dt de 61 años tenía programada, en el Hospital Italiano, una intervención de máximo tres horas. Debido a algunas complicaciones, Julio estuvo casi doce horas en el quirófano y permaneció nueve días en terapia intensiva.

Durante toda la pretemporada de su equipo, Falcioni, un apasionado de su trabajo, siguió de cerca los entrenamientos mediante videos que le hacía llegar su ayudante de campo, Omar Píccoli.

Julio siguió adelante y triunfó: el 24 de enero, entre risas y agradecimientos, se reincorporó oficialmente al taladro.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

“Uno le va a dar más valor a cosas que hacía de forma normal y natural” expresaba Julio en una entrevista. “Veo a mis hijas y a mi nieto y me digo que tengo que luchar por ellos”, seguía el dt.

 

 

Falcioni no solo lucha contra el cáncer: el entrenador de Banfield trabaja arduamente para que su equipo ingrese a la Copa Libertadores, el torneo latinoamericano de mayor relevancia a nivel internacional.

Luego de un injusto empate en condición de local, el equipo del Sur buscaba en la altura de Quito vencer a Independiente del Valle, con el objetivo de estar un paso más cerca de la fase de grupos. Con un gol en los minutos finales del encuentro, el equipo de Julio logró su cometido.
Terminado el partido, Darío Cvitanich (capitán del equipo) tuvo una emotiva charla con su amigo y entrenador:

 

 

Para concluir la goleada en favor del equipo de la vida, apareció Miguel Ángel Russo.

El argentino de 61 años que supo dirigir a Boca, Racing y San Lorenzo, entre otros, fue diagnosticado, al igual que Berizzo, con cáncer de próstata.

El actual técnico de Millonarios de Colombia tuvo que superar dos intervenciones. La primera tuvo lugar en la Clínica del Country del país cafetero.

Como no dio resultado, tuvo que someterse a una segunda, que si bien se complicó por temas de traslado y tiempo se terminó realizando en Argentina, en el Hospital Español, y fue llevada adelante por los doctores colombianos trabajando en conjunto con los médicos argentinos.

Días después de la segunda operación, el nacido en Lanús se mostró renovado y con fuerzas. Su médico oncólogo, el doctor Carlos Castro, se refirió al argentino como “una persona admirable que despierta toda la simpatía y solidaridad” y admitió “nos tocó amarrarlo, porque quería irse para el estadio”, cuando hace unos días su equipo debía enfrentar a Atlético Nacional de Medellín por el partido de ida de la Superfinal del fútbol colombiano.

Castro continuó: “la pelea que está dando él, enseña acerca de la vida, con su ejemplo y entusiasmo nos da un mensaje especial de cómo hay que vivir. Su fuerza y espíritu es una enseñanza que lleva el reconocimiento de todos”.

“Esto se cura con amor” dijo Russo muy emocionado al agradecer a todos los que lo acompañaron y ayudaron a sanar:

Actualmente, Berizzo no solo terminó su etapa de recuperación, sino que está en la órbita de muchos equipos importantes de España y del mundo.

Falcioni dirigirá a Banfield en el cruce frente a Nacional de Uruguay, última parada antes de llevar al taladro a jugar por cuarta vez la copa.

Russo, por su parte, viene de ganar el torneo local y la Superfinal en Colombia, y buscará conseguir la Copa Libertadores 2018.

Personalmente, entiendo que la lucha que están llevando a cabo ellos es una enseñanza para todos. La mentalidad de Berizzo, la garra de Falcioni y el amor de Russo son algunas de las cosas que debemos imitar de ellos.

Estos tres nos enseñan hasta cuando no están bien, y hacen que todo lo que les pasó se convierta en una simple anécdota. Nietzsche insistía con que lo que no te mata te hace más fuerte, y ellos sí que son fuertes.

Así de lindo es el fútbol, así de linda es la vida.

2 thoughts on “3 historias de directores técnicos que golearon al cáncer”

  1. Hernán dice:

    Muy buena la nota!

    1. Buendiario dice:

      :) ¡Gracias!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas