Mundo

Hasselhoff al rescate de un pedazo del muro de Berlín

David Hasselhoff regresó a la capital alemana para combatir a la industria del desarrollo inmobiliario, dispuesta a derribar el último pedazo del muro de Berlín en pie para construir sobre él. 

 

David Hasselhoff muro de berlín
Hasselhoff, celebridad comprometida

A pesar de ser conocido por combatir al crimen junto a su auto parlante y por su cuidado desinteresado de los bañistas en las playas de Los Angeles, hoy David Hasselhoff se encuentra en su pico de esplendor. En 1989, el actor y cantante cautivó a millones de alemanes al subirse al Muro de Berlín y entonar un himno de Nochebuena, la canción Looking for Freedom. Esa melodía encabezó la lista musical alemana durante ocho semanas y fue para muchos la canción oficial de la revolución pacífica que culminó en la reunificación de las Alemanias del Este y del Oeste.

“No comprendí la importancia de Looking for Freedom en Alemania hasta hace muy poco tiempo”, comentó Hasselhof el pasado domingo. “En mi último tour descubrí que miles de alemanes sostenían carteles que decían `Te amamos, gracias por el Mauerfall´(la caída del muro)”.

Hoy, casi 25 años después, en uno de los giros más improbables del destino, Hasselhoff regresó a Berlín para ayudar a salvar a lo que queda del muro, ese mismo que él ayudó a destruir. Ha llegado a defender el último pedazo que sobrevive de las manos de desarrollistas inmobiliarios, para construir sobre él edificios de lujo.

“Este último pedazo del muro es sagrado, es el último recuerdo que tiene la gente que murió para preservar su libertad”, dijo Hasselhoff mientras visitaba la galería que existe donde antes estaba Berlín oriental. El músico y actor considera que derribar el monumento es tan ridículo como destruir el memorial que existe en el Ground Zero de Nueva York, donde solían estar las Torres Gemelas.

Después de 1989, gran parte del muro fue regalado a museos y vendido a coleccionistas grandes y pequeños. El último pedazo queda allí, del lado Este en Bernauer Strasse, donde hoy en día hay una exposición permanente. La demolición que iba a desarrollarse se detuvo gracias a activistas de todo el mundo, que se abrazaron al fragmento para protegerlo. Más de diez mil personas se manifestaron en contra del derribo del muro, y hasta el alcalde Klaus Wowereit defendió la “demolición innecesaria”.

“Yo no tengo el dinero para comprar esta tierra”, dijo Hasselhoff, de 60 años. “Pero seguro que podemos recaudar esos fondos, sé que lo haremos.” Incluso propuso juntar a varias celebridades para que aporten a la causa. No será fácil, de todos modos, ya que el tema opone al senado alemán y al gobierno regional. El primero autorizó la demolición, mientras que el segundo se opone. El dinero de Hasselhoff y amigos podría financiar la batalla legal que esa lucha implicaría, de todos modos.

El petitorio de la Comisión de Clubes de Berlín, a la que el actor apoya abiertamente, ya juntó unas 77.000 firmas contra la destrucción del último muro en pie. “Necesitamos a David, porque él puede recaudar dinero que nosotros no tenemos y además ejercer presión sobre los políticos, manteniendo el tema en los medios”, comentó un integrante de la Comisión.

Tal vez es hora de tomarse a “The Hoff” en serio, su rol en la historia así lo amerita.

Visto en Rawstory

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas