Efemérides bd

Happy pills

Sin lugar a dudas la píldora anticonceptiva, de la cual recordaremos su primera distribución, es la adquisición científica que más modificaciones sociales ha originado en todo el siglo XX. La ciencia ha puesto luz en lugares que se pensaban inalcanzables y seguirá sorprendiendo a todos en su constante avance, pero pocas veces ha sido tan determinante para el establecimiento de las relaciones sociales, para el fortalecimiento de la condición de género y el genuino control del cuerpo, en el caso de la mujer. La píldora anticonceptiva ha enfrentado a la ciencia con la religión de un modo prácticamente irreconciliable, diferencia que originó un amplio debate en todo el mundo que aún, aunque no lo creamos, continúa.

Por Nicolás Moretti

 

buendiario-pildora-anticonceptiva-descubrimiento

 

Si realizáramos el ejercicio histórico de jugar con el pasado, los siglos y las fechas llegaríamos a un punto clave para entender la magnitud de este descubrimiento. Pensemos por un momento cuanto cambió la humanidad desde, para no ser extensos, el siglo XV hasta la mitad del siglo XIX, unos 450 años, apenas. ¿Hubo cambios en ese periodo? Claro que sí. Se han alcanzado nuevas formas de entendimiento, legales, sociales, de clase. La ciencia, perseguida por la cruz por la religión, nos regaló algunos descubrimientos espectaculares como las leyes de Newton, por ejemplo, aunque te podías morir a los 40 años, de gripe… Olvidate de la anestesia.

La música, las artes, los libros. En esos 450 años, ¿todos escuchaban música, o leían? La enorme mayoría de las personas en el mundo nacían, vivían y se morían sin escuchar música en su vida. Sí, lo que leíste. Y encontrar a alguno que sepa leer era como encontrar hoy a un piloto de avión. Un porcentaje muy bajo. A todo esto, hay que agregarle la consideración que se tenía de la mujer. Salvo que sea de la realeza (y aún en ese ámbito, tal vez) le esperaba un futuro de sumisión. Ni hablemos del control de su propio cuerpo. Ciencia ficción.

Ok. ¿Qué cambió entonces desde la mitad del siglo XIX hasta nuestros días, menos de 200 años? Todo.

Cimentadas por Schering, hoy unificada con laboratorios Bayer, las primeras investigaciones para desarrollar la píldora mágica datan de la década del 20. Pensada como un método mediante el cual se aliviaría la pobreza en todo el mundo al prevenir embarazos no deseados (pienso lo mismo que vos, no es ése el punto, pero bueno, fijate las fechas y volvé a pensar todo lo que cambiamos), esta investigación tardó varias décadas en materializarse. A su vez la mortalidad femenina en aquella época era muy alta principalmente por la gran cantidad de abortos que muchas veces eran autorealizados por la mujer, con consecuencias desastrosas.

Margaret Sanger, norteamericana y fundadora de la Liga Americana para el control de la natalidad, fue clave en el desarrollo y en la búsqueda de financiamiento que permitió que las investigaciones alcanzaran la profundidad necesaria. Sanger pensaba que la mujer alcanzaría la igualdad social en el momento en el que sea la titular de la decisión de cuando tener hijos. Fue encarcelada, juzgada y absuelta, por lo que su causa obtuvo un gran apoyo. También, detalle al paso, contrataba únicamente a personal afroamericano para trabajar en la clínica que dirigía.

A través del doctor Gregory Pincus y de su equipo científico, se comenzaron con las pruebas en hormonas con el objetivo de inhibir la ovulación. Luego de muchos años y de infinidad de experimentos que involucraron a animales, con buenos resultados, comenzaron las pruebas en mujeres que se ofrecieron a la ciencia para los últimos testeos, llegando a excelentes logros.

En 1955 Pincus anunció el descubrimiento de una píldora que había sido probada en mujeres e impedía la ovulación, aunque con algunos leves efectos secundarios que dependían de reacciones hormonales particulares. La comunidad mediática asistió con desconfianza a este hallazgo y el suceso fue apenas publicado por algún que otro medio de prensa gráfica. La colectividad científica, en cambio, se revolucionó ante el descubrimiento.

Tres años más tarde, el 11 de Mayo de 1960, la píldora fue aprobada científicamente como un método anticonceptivo real y comenzó su comercialización. Un año más tarde ya era consumida por un millón de mujeres en EEUU, causando un cambio radical en las relaciones sociales y en el lugar que la mujer ocupaba en la sociedad.

Más de diez años después llegó el dispositivo actual. En 1973 laboratorios Bayer introdujo la píldora de toma periódica, esta vez, no para impedir la ovulación, sino para actuar como una barrera frente al espermatozoide masculino. A su vez, también se ajustaban las dosis de sustancias que ejercían un control fuerte sobre las hormonas femeninas.

Actualmente la píldora anticonceptiva es consumida por más de 100 millones de mujeres en todo el mundo que tienen la posibilidad de elegir en qué momento (o no) dar vida. Los dogmas anacrónicos y casi retrógrados siguen en contra del consumo de estas pastillas, basándose en argumentos medievales. Considerada como uno de los avances más importantes del hombre (y de la mujer, claro está) en materia científica, la píldora más famosa del mundo permitió que la mujer ingrese en áreas reservadas con exclusividad para el hombre hace décadas atrás, como los estudios superiores o la plena inserción en el mundo laboral.

Con la píldora sola no alcanza. Todavía seguimos asistiendo a una clara desigualdad social entre el hombre y la mujer. El machismo sigue alimentando con su estupidez el discurso y las acciones de muchísimos hombres alrededor del mundo.

Ojalá dentro de algunos años, volvamos a jugar como hoy en la línea del tiempo y recordemos esta desigualdad como un punto ampliamente superado. Seguro que sí.

Hasta la próxima.

¡Salud!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas