Acción / Reacción

Hamburguesa a base de plantas, el futuro de la comida

Con igual cantidad de proteínas que el bife pero sin carne, con más omegas que el salmón, calcio, antioxidantes y vitamina B, los científicos de Beyond Meat parecen haber encontrado un alimento sabroso sin las contrapartes calóricas y medioambientales.

 

Buendiario-beast-burger-plantas-ethan-brown-2

Ethan Brown, creador y entusiasta de la Beast Burger.

 

Son sabidos ya a esta altura los problemas de comer carne: no sólo la pérdida de una vida animal, sino las dificultades digestivas que genera, la pesadez, el exceso de grasas y el riesgo de contraer bacterias como la Escherichia Coli. Pero claro, la hamburguesa de carne, por ejemplo, es sabrosa, jugosa y está al alcance en cada esquina. Las hamburguesas naturistas (de arroz, de soja, u otros sustitutivos vegetales) suelen ser más feas y no tan al alcance en cualquier parte.

¿Pero qué pasa si les dijéramos que hay una hamburguesa vegetal que se ve como las de carne, que se cocina con la chispa crujiente de las de carne, que sabe como las de carne… pero no es de carne? Beyond Meat, una compañía californiana, creó un producto llamado Beast Burger, también conocido por unos pocos como Manhattan Beach Project, durante su etapa de desarrollo. Ethan Brown, el CEO de la empresa, define mejor que nadie las cualidades de su producto: “Tiene más proteínas que el bife, más omegas que el salmón, más calcio que la leche, más antioxidantes que los arándanos, y además tiene componentes que ayudan a recuperar los músculos. Es la hamburguesa perfecta para el deportista”.

¿Cómo hacen para que una hamburguesa vegetal sea tan carnosa? Para eso tienen un laboratorio de primer nivel montado en lo que solía ser un galpón de la petrolera Chevron. “Economía vieja, economía nueva”, dice Brown entre risas. Un chef de primerísimo nivel (Dave Anderson), ex chef de las celebridades, trabaja día y noche experimentando con las cualidades de los porotos, la quinoa, las arvejas, el aceite de girasol y múltiples vegetales que son retrabajados y comprimidos para dar el aspecto, sabor y textura de una hamburguesa.

Las plantas ingresan por un extremo de la máquina, son procesadas y salen del otro lado como atados fibrosos de proteína. Parece carne porque es carne… carne de plantas. Si la carne es un conglomerado fibroso de proteínas, Beyond Meat logra que esto lo sea. A diferencia de los animales, que convierten naturalmente solo un 3 por ciento de los vegetales que consumen en carne (el resto es energía, metano, calor), aquí se utiliza la totalidad de la planta. No hay abono como resultado y no se necesitan enormes extensiones de tierra.

 

Buendiario-beast-burger-plantas-ethan-brown-3

¿Acaso no se ve super sabrosa?

 

Brown, un vegetariano empedernido, se propuso cambiar la lógica del mercado de la carne. Y puede que lo logre. Porque si uno logra sabor y textura, ¿Importa que eso no sea una vaca? Y si además es una forma de combatir el efecto invernadero, y reduce costos, y ayuda al medioambiente… ¿Por qué no? Brown empezó reclutando Fu-Hung Hsieh, un científico de los alimentos de la Universidad de Missouri que sabía cómo convertir proteína de soja en bocados con sabor a pollo. Todo gracias al calor y al agua utilizada. Con su ayuda, Brown fundó Beyond Meat, y no ha parado de crecer desde entonces.

Bill Gates apoya a la empresa desde su fundación y llamó al producto “el comienzo de una innovación enorme”. Superado el trabajo con el pollo, el siguiente paso era la carne. Brown contrató a Tim Geistlinger, un experto biotecnológico que venía trabajando con drogas contra la malaria. También vegetariano, por supuesto. El objetivo era convertir proteínas vegetales en fibra, que permitiera una hamburguesa crocante y jugosa. Después de probar el camino evidente, decidieron hacer el camino inverso (nadie explica qué es, porque ahí radica el secreto) y zás, lograron crocancia vegetal.

Como si fuera poco, Brendan Brazier, ultramartonista canadiense, se sumó al equipo y ayudó a convertir a la hamburguesa en un producto para deportistas. Ahora la Beast Burger tiene 24 gramos de proteina, 4 de fibras y 0 de colesterol por unidad. Así, acabaron con un alimento balanceado, saludable, respetuoso con el medioambiente, útil para la alta competencia y delicioso, que saldrá a la venta este mismo mes en forma masiva.

Quizás sea hora de darle una chance al sabor verde… ¡Pero crocante y jugoso!

Visto en Outside Online

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas