Entretenimiento

Hallan en Munich 1.500 obras de arte robadas por nazis

Las mismas estaban ocultas en un departamento de la ciudad alemana desde la Segunda Guerra Mundial. Entre el botín hay cuadros de Picasso, Matisse, Chagall y Paul Klee; el trabajo es lograr que retornen a las familias a las que pertenecieron.

 

El domador de leones, de Max Beckmann, unas de las tantas obras halladas

El domador de leones, de Max Beckmann, unas de las tantas obras halladas

 

Unas 1.500 pinturas, entre las que hay cuadros de los más célebres artistas del siglo XX, fueron encontradas en un departamento de Munich, en Alemania. Las obras formaban parte de las que el nazismo había confiscado o robado durante las décadas del 30 y 40, considerando a tal tipo de expresión “arte degenerado”, según palabras de Hitler.

Noticia relacionada: Guggenheim de Bilbao declara la “guerra a la guerra”

El tesoro pictórico hallado incluye trabajos de Picasso, Matisse y Chagall y tendría un valor actual de mercado cercano a los 1.000 millones de euros. Cornelius Gurlitt, el octogenario dueño del departamento, guardaba las obras junto a basura y latas de conserva vencidas. Las había recibido de su padre, Hildebrand Gurlitt, un coleccionista que tenía licencia de los nazis para tratar con el arte mal visto por el régimen. Con ese permiso, Gurlitt se habría quedado con obras confiscadas o vendidas a bajo precio por coleccionistas judíos perseguidos.

 

Goebbels, inspeccionando obras confiscadas durante el nazismo

Goebbels, inspeccionando obras confiscadas durante el nazismo

 

Terminada la Segunda Guerra, Hildebrand Gurlitt hizo saber que buena parte de las obras habían sido devoradas por el fuego en los bombardeos a Dresde, pero se habría quedado con esta colección, que, polvorienta, estuvo escondida casi setenta años. Gurlitt tenía una abuela judía, pero gracias a numerosos contactos recibió el encargo del ministro nazi de Propaganda, Joseph Goebbels, para vender cuadros de “arte degenerado” a otros países.

Noticia relacionada: Inédita visita de líderes musulmanes a Auschwitz

Luego de la derrota alemana, Gurlitt, en un intento por mantener limpio su nombre, recalcó su ascendencia judía y el hecho de que no había pertenecido a organizaciones nazis. También afirmó haber ayudado a judíos y artistas perseguidos comprándoles sus obras. Su hijo Cornelius conservó los cuadros en habitaciones oscuras y más tarde comenzó a vender algunas de las obras. En 2010, en un control de rutina, le encontraron 18 billetes de 500 euros en el bolsillo, y desde entonces comenzó a ser investigado por las autoridades. La investigación llevó a allanar el departamento de Cornelius, y allí se descubrieron las obras de arte.

 

Matisse, otra

Matisse, otra “víctima” recuperada de los robos nazis

 

Los cuadros se encuentran ahora en una bóveda de seguridad del servicio de aduanas de Baviera, en la localidad de Garching, cerca de Munich. La Fiscalía Federal alemana está estudiando acusar a Cornelius Gurlitt por el presunto delito de evasión fiscal.

Noticia relacionada: Familias judías de Amsterdam recuperan arte robado por los nazis

Entre los artistas que aparecen en la colección recuperada están también Emil Nolde, Franz Marc, Max Beckmann, Paul Klee, Oskar Kokoschka, Ernst Ludwig Kirchner y Max Liebermann. Habría al menos 200 cuadros que forman parte de nóminas oficiales de búsqueda internacional. Este hallazgo, sin dudas uno de los más importantes hasta ahora en el tema, da esperanzas para que nuevo arte robado del pasado vuelva a quien corresponde.

Visto en AFP

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas