Acción / Reacción

Hallan cráneo que arroja luz sobre nuestros antepasados

El descubrimiento de una calavera de 1.8 millones de años en Georgia sugiere que sólo hay una especie de ‘Homo’.

 

buendiario-Hallan-craneo-que-arroja-luz-sobre-nuestros-antepasados

 

Un cráneo de 1,8 millones de años de antigüedad que mantiene un increíble grado de conservación podría cambiar la perspectiva científica sobre la evolución de nuestra especie. Según científicos que analizaron el hallazgo, el fósil ofrece nueva evidencia de que el ser humano primitivo pertenecía a una única especie con muchos aspectos diferentes, en lugar de especies diferenciadas.

Noticia relacionada: Escocia: descubren el calendario más antiguo del mundo

No obstante, como es usual en paleontología humana, el descubrimiento abre otro vivo debate entre los especialistas. A diferencia de otros fósiles conocidos del género Homo, el cráneo hallado en Dmanisi, célebre sitio arqueológico situado en Georgia (al sur del Cáucaso, en Eurasia), está constituido por una pequeña caja craneana, una cara grande y dientes largos.

De acuerdo a los investigadores responsables de su hallazgo, se trata del antepasado más antiguo del ser humano descubierto fuera de África. Según su hipótesis, las diferentes especies a las que hace referencia la paleobiología, como el Homo habilis y el Homo rudolfensis, eran todos antepasados del Homo erectus que diferían solamente en su apariencia.

Noticia relacionada: Tejón descubre tumba medieval en Alemania

La mandíbula del cráneo fue hallada cinco años antes que el resto del cráneo, el mayor encontrado en el sitio de Dmanisi. Según los investigadores, cuyo trabajo fue publicado en la revista Science, se trata de los restos fósiles de un varón. En el sitio, ubicado a 85 km al sur de Tiflis, los científicos también descubrieron otros cuatro cráneos pertenecientes a diferentes ancestros humanos, restos de diversos animales y plantas fosilizadas y algunas herramientas de piedra.

En un hecho sin precedentes, los vestigios se encontraban todos en el mismo lugar y datan del mismo período, lo cual permite comparar los rasgos físicos de varios antepasados humanos que coexistieron.

Su estado de conservación es excepcional, por lo que muchos aspectos desconocidos del esqueleto de homínido pueden estudiarse por primera vez en más de un individuo“, dijo en una conferencia de prensa telefónica David Lordkipanidze, director del Museo Nacional de Georgia. Los cráneos son tan diferentes que, en otras circunstancias, podrían haber sido considerados diferentes especies, dijo el coautor del estudio, Christoph Zollikofer, de la Universidad de Zúrich. “Los cinco individuos de Dmanisi son notoriamente diferentes entre sí, pero no más diferentes que cinco humanos modernos o cinco chimpancés“, señaló. “Llegamos a la conclusión de que la diversidad dentro de una especie es la regla y no la excepción“.

Noticia relacionada: Encuentran 63 momias en un mausoleo previo a los Incas

Además del pequeño tamaño del cerebro, alrededor de un tercio del de un humano moderno, el cráneo descubierto tenía una cara grande y protuberante, una fuerte mandíbula con dientes largos y gruesas cejas. Con sus diferentes características morfológicas, los fósiles de Dmanisi fueron comparados entre sí y con otros fósiles de homínidos encontrados en África, de 2,4 millones años de antigüedad, y en Asia o Europa, de 1,8 a 1,2 millones de años, especificaron estos paleontólogos.

En esa oportunidad, el análisis de una cara, una mandíbula inferior completa y parte de una segunda mandíbula inferior, descubiertas entre 2007 y 2009 en Kenia, llevó a los investigadores a concluir que estos fósiles confirman que dos especies distintas de Homo erectus (Homo habilis y Homo rudolfensis) coexistieron en África hace casi dos millones de años.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas