Opinión

Hacia una nueva conciencia positiva, por Laura Funes

Buendiario marca la diferencia: hacia una nueva conciencia positiva

 

buendiario-laura-funes

 

“Todo malo no es mi país”. Con estas palabras, el reconocido actor Guillermo Francella se diferenció de las opiniones de Adrián Suar y Mirtha Legrand durante una de las cenas que anfitriona la diva. Ante un panorama en el que se describía a la Argentina como una región devastada por la impunidad, la inseguridad y la inflación, Francella apuntó: “Como ciudadano no me gusta que de lo único que se hable de mi país sea de eso, no me gusta que se agite”.

De eso se trata Buendiario. Si bien no todas las noticias publicadas en el sitio son argentinas, muchas de ellas lo son. Tres ejemplos:

1. UBA impulsa hardware libre para la industria argentina

2. Argentina reduce en un 90% casos de dengue y Chagas

3. Iluminan pueblo con LEDs y reducen 58% el consumo

Los avances en materia tecnológica y científica han sido más que significativas en nuestro país y rara vez tienen repercusión en los medios de alcance nacional. Es por ello que Buendiario marca la diferencia. Se trata de aportar una nueva mirada, una mirada cargada de “buena onda”, que sirva para complementar las lecturas diarias en los medios de comunicación tradicionales.

Pero, ¿qué es lo bueno y qué es lo malo? ¿Cómo poder diferenciar una buena noticia, de una mala? ¿Cómo algo tan subjetivo puede clasificarse? Para responder a estas preguntas basta con definir qué es lo ético, qué es lo moral y, sobre todo, cómo repercuten en la conciencia del hombre.

La conciencia es aquella facultad específica de los seres humanos que nos permite realizar juicios de valor. Estos juicios de valor están manejados por las normas socialmente establecidas. Por lo tanto, sabemos que los hechos de violencia, corrupción e injusticias, entre otros tanto hechos, se clasifican como malo, ya que rompen con estas normas de convivencia; mientras que un descubrimiento científico que, por ejemplo, permite desarrollar implantes cocleares para que una mujer pueda oír por primer vez, sea considerados como un acto bueno, puesto que la vida de esa persona cambia en un aspecto positivo.

Hoy en día, gracias a la globalización –y a uno de los mejores inventos del siglo XX, Internet- las noticias viajan a través del mundo en milésimas de segundos. Lamentablemente, las primeras que se conocen son las malas. Pero, poco a poco, esta tendencia negativa está cambiando. Cientos de videos viralizados roban carcajadas en rincones del planeta. Carcajadas que se contagian e invitan a repensar una nueva conciencia. Una conciencia positiva.

 

Laura Funes

Periodista y Comunicadora Social. Rosarina de nacimiento, sureña de corazón.

Linkedin: Laura Funes

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.