Sociedad

Gitanos educan a la RAE sobre dignidad e identidad

Con la campaña #YoNoSoyTrapacero, el colectivo denuncia que el Diccionario de la lengua española les estigmatiza al definirlos como “trapaceros” o que engañan con falsedades. La identidad también está en las palabras.

 

 

“Una definición discriminatoria genera discriminación. #YoNoSoyTrapacero”. Este es el lema de la campaña que lanzó el Consejo el Consejo Estatal del Pueblo Gitano, que desde hace meses discute con la quinta acepción de “gitano” presente en la 23ª edición del Diccionario de la Real Academia Española (RAE): trapacero. A la postre, el “que con astucias, falsedades y mentiras procura engañar a alguien en un asunto”

En la versión online del diccionario todavía se lee la definición de la 22ª edición, cuya cuarta definición de gitano —”que estafa u obra con engaño”— ya se había pedido retirar o modificar. “En la revisión que se hizo el pasado octubre, la han cambiado por un término que parece más erudito: trapacero. Pero que quiere decir lo mismo. Nos sentimos muy defraudados”, lamenta Carolina Fernández, subdirectora general de incidencia y defensa de derechos de la Fundación Secretariado Gitano, entidad que forma parte del Consejo Estatal.

Tras las críticas y peticiones de que se eliminase tal definición, que trasladó incluso el Defensor del Pueblo, la RAE emitió un comunicado el pasado noviembre en el que justificaba su decisión de mantenerla. “El lexicógrafo está haciendo un ejercicio de veracidad; está reflejando usos lingüísticos efectivos, pero no está incitando a nadie a ninguna descalificación ni presta su aquiescencia a las creencias o percepciones correspondientes”, decía la nota.

 

Buendiario-gitanos-trapaceros-campana

 

“Realmente lo que tenemos que hacer es dejar de identificar a la comunidad gitana con conductas negativas. Hay de todo, como en todos sitios. Los gitanos no son un todo homogéneo”, esgrime el Consejo Estatal del Pueblo Gitano. Con el objetivo de vencer a ese pensamiento nace esta campaña de sensibilización protagonizada por niños. “Ellos no tienen ninguna culpa y leen en el diccionario una definición de su comunidad con la que no se identifican para nada”, detalla Fernández, que explica: “Todavía arrastramos el estigma de ser la minoría más rechaza y peor valorada de Europa”.

“Sabemos que la Academia tiene sus reglas, pero esta vez podría dar la vuelta a su actuación y contribuir a que se deje de utilizar”, detalla la representante gitana. “El lenguaje no es inocente”, zanja Fernandez, que quiere acabar con estereotipos y caricaturas y a la vez defender al colectivo, duramente golpeado por la crisis española y los recortes, haciendo foco en la integración de los menores en el sistema educativo. El 8 de abril, Día Internacional del Pueblo Gitano, sirve como bella excusa para que tantas expulsiones, persecuciones, matanzas y prejuicios tengan un final.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas