Mundo

Ghana logra que el 90% de sus niños vayan a la escuela

El país africano invierte proporcionalmente más en educación que el Reino Unido, y este año logró una altísima expansión de la escolarización, donde se destaca además la igualdad de género.

 

Buendiario-ghana-educacion-ninos-1

 

A veces los preconceptos nos nublan de ver lo que realmente pasa. África es un continente con altísimas deficiencias, sobre todo económicas y ligadas al sistema de salud, pero no parece ser el caso en la educación. Ghana es un gran ejemplo de ello. Todas las escuelas del país enseñan lenguas extranjeras (sobre todo inglés) y además la educación allí es obligatoria, primero a través de dos años de jardín de infantes y luego seis años de educación primaria básica. El 10 por ciento de los niños que no acceden a esa educación es por motivos de pobreza de medios para llegar a la escuela, y no porque no esté previsto que puedan educarse.

El país ha invertido parte de su modesto presupuesto en que todos sus niños entre 4 y 12 años, al menos, puedan tener una educación de valor. La siguiente apuesta es poder garantizar tres años de escuela secundaria, un desafío a la vez. Pero al día de hoy el país africano garantiza que una enorme parte de su población tiene un lugar donde educarse, crecer en sociedad y alimentarse entre las ocho de la mañana y las dos de la tarde. Cecilia, una niña de Bansi – al noroeste de Ghana -, por ejemplo, cuenta que sus padres campesinos no quieren que ella se dedique solo al matrimonio o a la agricultura, sino que haga algo de su vida. Ella ama las ciencias, y empieza a pesar que es un camino posible. ¿No es eso una forma moderada pero real de progreso?

La educación en Ghana es gratuita, pero estudiar trae costos. Por eso el gobierno central implementó un sistema de subsidios y becas escolares per cápita, que incluyen almuerzos gratuitos y dinero para útiles y ropa. Los niños no están exentos de tareas como buscar agua o ayudar en la cocina; hay cuestiones por solucionar ligadas a la electricidad, al acceso al agua o al sistema de alcantarillado. Pero en la realidad africana hay que poner las cosas en perspectiva, y no dejar que un área deficiente tape los avances de otra que progresa.

 

Buendiario-ghana-educacion-ninos-2

 

“Una educación básica hace la diferencia, no importa en qué tarea te embarques luego”, opina She Vera Anzagira, oficial de políticas de ActionAid, que financia proyectos de educación en la región. “Como granjero, saber leer implica saber calcular cantidad de hectáreas, saber cuántos fertilizantes usar en vez de simplemente echar un poco… Ayuda a cuidar la salud y cuidar a los niños, pero también a poner precio a los productos y poder venderlos”. En un país en el que dos tercios son granjeros, el crecimiento educativo es vital.

Desde que la ONU convirtió a la educación en una prioridad del milenio hace 15 años atrás, Ghana se puso a trabajar, y hoy es líder en el rubro en África Occidental. Destina un 8 por ciento de su producto bruto interno en educación, un dos por ciento más de lo que recomienda la ONU. Par darse una idea, en Nigeria solo el 64 por ciento de los niños va a la escuela, y en Pakistán llegan a ser el 72%. Por otra parte, Ghana tiene una ministra de educación llamada Naana Jane Opuku-Agyemang, que garantizó que las niñas tengan casi tan bueno acceso a la educación como los niños. Hay incluso fondos adicionales para mujeres, para que los padres venzan sus prejuicios.

Aún queda mucho por hacer, desde combatir la pobreza a concientizar sobre cuestiones sanitarias y educación sexual. Pero aquí hay datos firmes que dicen que hay futuro en África, y que si la economía ayuda, puede haber un mundo menos injusto.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas