Sociedad

Generación Mei Ming: las primeras chinas españolas

Acaba de estrenarse un documental que muestra de cerca cómo vive la primera oleada de niñas que fueron adoptadas en China y que hoy ya son adolescentes.

 

Buendiario-generacion-mei-ming

 

Irene Rong, de 18 años, fue una de las cien primeras niñas en llegar a España por el año 1995. “Al principio llamaba mucho la atención, la gente me miraba y preguntaba a mis padres porque veían que aquello no era lo lógico”, comenta.

El documental, dirigido por el jovencísimo salmantino David Gómez Rollán, cuenta la historia de Irene y otras adolescentes de origen chino, y abre un espacio para que puedan contar anécdotas, recuerdos, historias sobre el proceso de adopción, sus orígenes y su integración en España.

Noticia relacionada: Senado bonaerense aprueba ley para agilizar adopciones

David, quiso convertir el documental en un homenaje y recuerdo a todas aquellas niñas chinas que nunca pudieron dejar los orfanatos pero que hicieron posible que padres de todo el mundo se conmovieran por esa situación.

Actualmente, España es el segundo país del mundo donde más niñas de origen chino son adoptadas. El aumento más significativo se produjo en los años 90, doce años después  de que la ley del hijo único sea implantada en aquel país, cuando ya era dramática la  situación de abandono de miles de niñas por parte de familias que buscaban tener un varón.

Noticia relacionada: Alemania: parejas gay podrán adoptar hijos biológicos

Estela reconoce que la integración ha sido algo problemática, sobre todo al principio, y cuenta que se sentía fuertemente rechazada en el colegio por sus rasgos. “¿Por qué soy así?, no quiero ser así”, se quejaba. Participar en el documental le sirvió para mejorar esa visión de sí misma, descubrir que no es la única y que hay muchas más chicas como ella, con las mismas dudas y preocupaciones.

Algo similar la pasó a Lucía, de 16 años, que supo gracias al documental de los pensamientos de otras chicas que muchas veces, por miedo o incomprensión, se quedaban guardados dentro. Como muchas otras de su generación, ahora ya ha perdido el miedo a compartirlos.

Una sociedad que cambia y se adapta a los nuevos tiempos. Bienvenida sea la integración.

 

Visto en Cope

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas