Sociedad

Gays rumanos festejan y piden más pluralidad

Unas cuatrocientas personas se jutaron en Bucarest para celebrar el Orgullo Gay, pero también para mostrar su descontento por la enmienda constitucional que prohíbe los matrimonios entre personas del mismo sexo. Fiesta y reclamo, unidas por una Rumania más pluralista.

 

buendiario-rumania gays parade mas pluralidad enmienda constitucional matrimonio mismo sexo 2

El matrimonio entre homosexuales, tema candente en Rumania hoy

 

La medida gubernamental, que se distancia de las decisiones de otros países occidentales respecto a los matrimonios homosexuales, no logró opacar al Gay Parade de Bucarest. Las banderas del arcoiris y los disfraces se hicieron presentes, a pesar del duro revés político. “Es un desfile un poco más triste que de costumbre, debido a la enmienda, pero seguiremos discutiendo la idea de que una unión civil solo puede ser entre un hombre y una mujer”, declaró Florin Buhuceanu, presidente de la asociación Accept en Rumania.

El polémico artículo fue propuesto por la Iglesia Ortodoxa y tomado muy seriamente por un comité del parlamento que llevará a cabo la reforma de la Constitución Nacional que Rumani modificó por última vez en 1991.

Victor Ponta, el Primer Ministro de centroizquierda, ha llamado a una nueva votación en el comité, dado que no ve la necesidad de cambiar lo que la Constitución define como “matrimonio entre esposos”, declaración más inclusiva. Porta mencionó además el ejemplo de Hungría, donde el Gobierno de Viktor Orban impulsó una enmienda similar y fue duramente criticado por la Unión Europea.

Buhuceanu, a su vez, explicó que la enmienda no sólo afectaría a parejas LGBT, sino que también a “padres solteros o a familias extendidas”. Lo que ve de positivo es que ahora Rumania se enfrenta a “la necesidad de tener un debate público sobre este tema”. Amnesty International expresó su preocupación por la decisión a la que apunta Rumania, alegando que toda persona tiene derecho a formar una familia, “sin ser discriminado por su orientación sexual o identidad de género”.

Csaba Asztalos, director del Comité Anti discriminación de Rumania, cree que la polémica pone en evidencia que “los derechos humanos fundamentales no son del todo fundamentales y no son para todos”, y fue parte de la manifestación del pasado sábado, junto a su mujer y sus cuatro hijos.

Lo cierto es que la fiesta tuvo su cita como estaba planeado, y este año cobró mucha mayor trascendencia. Allí estaban las pancartas, alegando “Igualdad de responsabilidades, igualdad de derechos”, o “El amor no discrimina”, así como la sintética “El amor no es un crimen”.

El embajador británico Martin Harris, la representante norteamericana Duane Butcher y el jefe de Organización Internacional de la Francofonía, David Bongard, estuvieron presentes en el desfile, lo cual evidencia que no sólo hay un sector de la sociedad rumana que quiere el cambio y la apertura, sino que países de peso en la esfera mundial apoyan esa moción. Un síntoma de que uno de los países más conservadores de Europa abre sus puertas al cambio y la tolerancia.

Visto en Rawstory

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas