Mundo

Farmacéuticas boicotean ejecuciones en EE.UU.

Cada vez es más difícil encontrar fármacos para dar inyecciones letales – farmacéuticas de Europa boicotean las ejecuciones en EE.UU.

 

Buendiario - Farmaceuticas boicotean ejecuciones en EEUU interna

 

Noticia relacionada: España suspende venta de armas a Egipto tras golpe

El gobernador de Arkansas, Mike Beebe, anunció en junio que suspendería nuevas ejecuciones. Sucede que su estado se está quedando sin stock de fármacos dado que uno de sus proveedores suspendió el contrato al descubrir que sus medicamentos (Lorazepam y Fenobarbital) serían usados en inyecciones letales.

Algo parecido está pasando en Ohio, Missouri, Georgia, California y Texas, que también usan la inyección letal – al igual que otros 27 estados que admiten la pena de muerte. Cada vez encuentran más y más difícil la obtención de fármacos para sus ejecuciones.

Noticia relacionada: California reconoce derechos de niños transgénero

Estos Estados están buscando nuevas alternativas, “no hay falta de fármacos. Lo que existe es una conspiración por parte de empresas europeas“, dicen. Afortunadamente se cree poco probable que algún estado vuelva a usar métodos anteriores, como la silla eléctrica o la cámara de gas, que fueron eliminados precisamente por ser considerados todavía más brutales y cuestionados. Lo que si asoma con cada vez más seriedad, es la posibilidad de importar estos medicamentos de países asiáticos donde la pena de muerte también es legal.

Desde 1976, cuando la pena de muerte volvió a usarse (después de de un intervalo de 4 años), 1.343 personas fueron ejecutadas en Estados Unidos. El número tocó su nivel más alto en 1999, cuando 98 personas fueron ejecutadas, y dessde entonces viene cayendo. El año pasado se registraron 43 ejecuciones, el mismo número de 2011. Esta año hubo por ahora 23 ejecuciones y se estima que el total será cercano a 30. Estados Unidos es todavía uno de los cinco países que más ejecuciones realiza, después de China, Irán, Irak y Arabia Saudita, según Amnistía Internacional.

Noticia relacionada: Irlanda legaliza el aborto cuando la madre corre riesgo

La falta de fármacos podría ser otro factor que contribuya a la caída en el número de ejecuciones, ya que cada vez que un estado introduce un cambio en el proceso, éste debe ser aprobado en la Justicia, donde es necesario justificar el cambio de fármaco, la dosis apropiada, el entrenamiento de quien administre la sustancia etc, lo que vuelve cada vez más lento un procedimiento que ya ahora puede tardar casi 15 años.

Al volverse cada vez más largo este proceso, aumentan las chances de que esta medida se suspenda. Connecticut, Illinois, Nueva Jersey, Nueva York y Nuevo México han suprimido la pena capital en los últimos seis años. “Tomaron esa decisión porque la pena de muerte no funcionaba. Es un proceso caro e ineficaz“, dice un experto.

 

Visto en BBC Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas