Sociedad

Familia apoya a hija de 6 que elige vivir como varón

Una pareja de Maryland tomó una decisión: permitir que su hija Kathryn, de 6 años, elija vivir como un varón. Hoy, un año y medio después, el niño – que cambió su nombre a Tyler – es más feliz que nunca, y nadie se arrepiente de la elección de género de la criatura.

 

buendiario familia padres apoyan hija que elige vivir como varon tyler maryland transgenero 2

La transformación de Kathryn a Tyler

 

Los indicios estaban allí: el matrimonio observaba que su hija se comportaba como un varón, vestía como tal, elegía juegos y dinámicas que uno asociaría culturalmente a un niño y hasta se hacía llamar bajo un nombre masculino. Pero, en vez de optar por imponerle a la fuerza actitudes y estética de niña, dejaron que la criatura eligiera su propio género. Así, a las cinco años, Kathryn dejó de ser tal y pasó a llamarse Tyler.

La niña insistía que era en realidad un niño, y los padres eligieron creerle. Luego, en una consulta, un psiquiatra le expresó a la familia que el cambio de género sería saludable si le permitían a Kathryn elegir su propio nombre de varón y si podían encontrar un jardín de infantes que les permitiera anotar a la niña como un varón. Su madre, Jean, fue la primera en impulsar el cambio: “No es una etapa, algo pasajero. Cualquiera que lo conoce cree que es un varón”.

Noticia relacionada: Primera candidata transexual a concejal en Buenos Aires

Según los padres, la transición fue armónica y feliz: cuando ven televisión, Tyler siempre admira y aspira a ser como los personajes masculinos, y, a la hora de elegir juguetes y actividades, todo en la casa habla de la presencia de un niño: el uniforme de karate colgado de la puerta, pelotas de fútbol, autitos, camiones y espadas de piratas. En el colegio al que va, nadie lo duda: es un varón.

 

buendiario familia padres apoyan hija que elige vivir como varon tyler maryland transgenero 3

Kathryn de bebé, antes de la decisión

 

Con los avances de la aceptación social de la comunidad transgénero, se comenzó a hablar de la edad en que la identidad se afianza, y la evidencia sugiere que es común que los adultos transgénero se sientan incómodos con sus cuerpos desde temprana edad. Se estipula que la identidad de género surge entre los tres y los seis años.

La familia de Tyler impulsó ahora un grupo de apoyo para otros padres, ofreciendo consejos básicos para ayudar a los niños transgénero en su proceso de adaptación, con los múltiples prejucios e inconvenientes sociales en juego a tan temprana edad. En la lista se puede mencionar: enrolamiento escolar, deportes, uso del baño y, especialmente, doctores que ayuden a los niños a lidiar con la pubertad cuando esta llega. En este caso, afirma Jean, los padres deberán decidir con ayuda de los médicos si los niños deben recibir tratamientos especiales para bloquear el avance de la pubertad, el crecimiento de los senos y la aparición de señales externas, como curvas y cambios en la fisonomía y voz. Nadie dijo que elegir la propia identidad fuera sencillo, pero es mejor que vivir encapsulado en un cuerpo que no se desea.

Visto en The Washington Post

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas