Pura vida

Fabrican baterías recargables con material de embalaje

Científicos de Estados Unidos reciclan los residuos de espuma de embalaje y los convierten en electrodos de carbono para baterías recargables.

 

Buendiario-espuma-embalaje-baterias-2

Buenas ideas para convertir sobras en energía

 

Científicos de la Universidad de Purdue de Indiana, Estados Unidos, lograron convertir residuos de espuma de embalaje en electrodos de carbono que superan en rendimiento a los electrodos de grafito convencionales utilizados en las baterías recargables. Las baterías tienen dos electrodos llamados ánodo y cátodo. Los investigadores fabricaron ánodos para baterías de iones de litio con nanopartículas de carbono a partir de la espuma de embalaje constituída por polietileno y almidón.

El nuevo método “es un enfoque muy sencillo y directo”, dice Vilas Pol, impulsor de la propuesta. “Normalmente, los cacahuetes se calientan entre 500 y 900 grados centígrados en un horno, en presencia o ausencia de un catalizador.” El material resultante se transforma después en los ánodos. Eso llevó a una nueva aplicación ecológica para los residuos de envases, ya que estos pequeños objetos de espuma se utilizan para proteger los envíos en todo el mundo pero solo se recicla el 10% de su totalidad y a menudo terminan en los vertederos, donde permanecen intactos durante décadas.

 

Buendiario-espuma-embalaje-baterias-1

Espuma hecha pilas

 

“Recibimos un montón de cacahuetes de embalaje mientras configuramos nuestro nuevo laboratorio y el Profesor Vilas Pol propuso hacer algo útil con estos tacos de relleno para embalaje”, explica Vinodkumar Etacheri, coautor del estudio. Los resultados de la investigación indican que los nuevos ánodos pueden cargarse más rápido y ofrecer mejores cualidades en comparación con los ánodos de grafito disponibles comercialmente.

“Estos electrodos muestran un rendimiento notablemente más alto en el almacenamiento de iones de litio en comparación con los ánodos de grafito disponibles comercialmente”, dice Pol. Los ánodos comerciales son diez veces más gruesos que los nuevos y tienen una mayor resistencia eléctrica, lo que aumenta el tiempo de carga.

Visto en El País (Uruguay)

Agradecemos a Perla Wior por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas