Animales

¡Este caballo realmente ama revolcarse en la nieve!

¿Alguna vez vieron a un equino dando vueltas de felicidad sobre campos nevados? Esta es su gran oportunidad, y créanos cuando decimos que Sterling es un espectáculo digno de ver.

 

 

Todos sabemos, o al menos sospechamos, que los equinos son seres sumamente inteligentes, que no hacen nada al azar sino que eligen cuidadosamente qué harán a continuación. También sabemos que son muy pero muy serios y orgullosos, y que solamente hablan cuando los humanos les imprimen voces falsas en programas de televisión, porque en la realidad prefieren quedarse callados y guardar para sí sus pensamientos. Cada tanto rechinan, claro, que no es más que un gesto de vanidad, como revolear sus crines al viento.

Noticia relacionada: la naturaleza juguetona de dos animales cornudos

Pero Sterling (al que también se lo conoce en otros círculos como “Stetson”) no es un caballo cualquiera. No tiene pruritos en jugar hasta agotarse y en disfrutar al mundo así, como viene, sin pedir permiso. Sterling no le teme al invierno, no lo sufre, lo abraza. Lo ama. Ama revolcarse y girar como un potrillito en la nieve invernal, desafiante ante el lente de la cámara. “Estos son mis dientes”, dice Sterling a la cámara, burlón, juvenil.

 

Buendiario-caballo-washington-revuelca-nieve-2

Divertirse despeina

 

Noticia relacionada: Mujer canadiense cae de un caballo y despierta con acento escocés

Sterling ama la nieve porque su cuerpo, casi unifórmemente marrón, carece de blanco. Lo busco, se siente atraído. Eso sí: sale cubierto con una manta, porque está fresco. Así son los inviernos para Sterling/Stetson en Washington, pura felicidad y entrega, ensuciándose y cubriéndose de polvo de estrellas esa trompa de caballo campeón. Un tipo serio cuando vienen las visitas, pero vivaz y genuino cuando sale al jardín, al que hay que aprovechar cuando está así de blanquecino.

Visto en Godvine

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas