Opinión

Escritor semanal: Nazareno Brega

¿Existe online alguna cosa con un nombre más adorable que ‘puppy cam’? Y el nombre no es nada si, una vez en explore.org nos encontramos con la perra Olive amamantando en vivo a sus nueve cachorritos recién nacidos.
 

Los nueve pequeños gran daneses pasarán los próximos años levantando el ánimo de veteranos de guerra discapacitados hasta que se transformen en sus perros de servicio.
La ‘puppy cam’ en la guardería de Olive es sólo una de la infinidad de cámaras que transmiten en vivo y en HD desde explore.org, la organización filantrópica dedicada a la multimedia de la Fundación Annenberg.

 

Entre las cuarenta y pico de transmisiones en vivo y muchos más videos con ‘mejores momentos’ y las películas on demand que ya recorrieron festivales, se puede ver a un oso panda remolonear, los ideales tubos para surfistas que el oleaje del mar hawaiano forma en la Bahía de Waimea o, mi favorito personal, cómo un águila pescadora empolla sus huevos hasta que nacen sus pichones frente a los curiosos ojos del mundo.

 

Ver cómo esos dos primeros pichones comen los pescados regurgitados que cazó su padre es un momento impagable. Tiempo atrás, la gestación de los pichones se transformó en un culebrón cuando, en ausencia del águila macho, uno distinto sorprendió a los espectadores del reality animal con un triángulo amoroso al visitar a la hembra en el nido.

 

Me fanaticé con explore.org de casualidad. Pasé a tomar algo por la casa de mi amigo Lucas antes de salir para la Bombonera y, en un momento, noté que se movió de repente ese pájaro gigante que veía en su monitor y que yo creía que no era más que un mero protector de pantalla.
Sin esa transmisión de conocimiento de boca en boca, no hubiera sido posible esa emoción que me dominó en las últimas semanas mientras pasaba horas riendo y sufriendo por la suerte de los habitantes de un pequeño nido en algún lugar remoto de Maine.

 

Desde el momento en que posé mis ojos sobre el show en vivo de esa familia de águilas pescadoras, necesité celebrarlo y compartir con quien sea posible esas emociones positivas que generan esas imágenes.

 

Y sobre este mismo tipo de sentimientos parece centrarse Buendiario. ¿Necesitaba enterarme qué hizo un elefante bebé cuando vio el mar por primera vez? Por supuesto. Todos lo necesitamos. ¿Cómo puede anoticiarse uno de la imprescindible existencia de bicis voladoras y capas de invisibilidad? ¡Qué gran motivo de brindis es ver cómo un compadrito destapa una cerveza con una cabriola futbolera! Y qué alivio es saber que ya existen proyectos de asistencia sexual al necesitado del tipo de White Hands.Como reza el anuncio de la nueva cámara de explore.org, que mostrará durante julio las 24 horas en vivo con 4 cámaras HD cómo un centenar de osos pardos reciben a millones de salmones que regresan a Alaska, nunca hay que dejar de aprender.

 

Nazareno Brega
Periodista
Editor de Terra y colaborador de Clarín

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.