Opinión

Escritor Semanal: Maximiliano Ocampo Salinas

 

La CIA confirma existencia de base secreta “Área 51” en Nevada

No es un motivo de desilusión, ni mucho menos, que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA por sus siglas en inglés) haya confirmado este viernes por primera vez la existencia de una base militar secreta conocida como “Área 51”, que se encuentra ubicada en el desierto de Nevada.

Hasta ahora, el lugar no aparecía en los mapas o en las imágenes de satélite oficiales.

Las revelaciones fueron divulgadas por nuevos documentos desclasificados que detallan cómo el área fue utilizada durante la Guerra Fría para realizar pruebas secretas de los aviones espía U-2.

Los documentos obtenidos por la Universidad George Washington afirman que el sitio fue creado por una orden del entonces presidente Dwight Eisenhower, a mediados de la década de 1950. El sitio fue seleccionado para el programa U-2 en 1955, tras un reconocimiento aéreo de la CIA y personal de la Fuerza Aérea.

Aunque su existencia no era un secreto, el hecho de que el gobierno no reconociera su existencia dio lugar a diversas teorías de conspiración. Muchas de ellas asociadas con los extraterrestres y ovnis.

“El U-2 era absolutamente ultrasecreto”, dijo a la BBC Chris Pocock, un periodista británico especialista en asuntos de defensa y autor de historias sobre el programa. “Tenían que esconder todo acerca de eso”.

El Área 51, llamada así por su designación en un mapa de los años 1950, rodea el lecho seco del lago Groom.

El documento, una historia secreta interna de la CIA de 1992 sobre el programa U-2, fue originalmente desclasificado en 1998 con partes borradas.

Muchos de los detalles omitidos fueron revelados este mes, después de un solicitud de registros públicos por el Archivo Nacional de Seguridad en la Universidad George Washington, en Washington D.C.

Las historias secretas cautivan la atención y configuran conexiones entre las personas que han administrado durante largos años un tinte especial, que no es exacto ni quizás eterno, pero si que cultiva y administra porciones de información, que hacen más interesante y única una historia.

Pienso en todas esas películas, libros, historietas e historias fantásticas que surgieron y consumí a partir de ese imaginario colectivo, que cubrió con un velo de misterio dicha área hasta el día de la fecha. Gracias a todo ello, he podido albergar en la memoria decenas de imágenes, lecturas y conversaciones que con amigos o mi padre hemos mantenido siempre que el buen clima nos ha acompañado durante las noches de campamento a cielo abierto.

Desclasificar el archivo secreto, no vuelve menos lúcida la imaginación ni los recuerdos, ni mucho menos los hace más reales que a todas aquellas otras historias personales o públicas que se han superpuesto hasta formar un conglomerado exagerado de opinión. En lo personal estoy agradecido por lo palpable en que se han vuelto hacia el presente todas esas hipótesis y recuerdos.

Maximiliano Ocampo Salinas, Invierno 2013

Maximiliano Ocampo Salinas es artista argentino de arte contemporáneo, actualmente está realizando una muestra individual con el título de Usar la propia mano como almohada* en la galería Quimera del Arte, (Humboldt 1981, CABA)

Su sitio web es: www.maxios.tumblr.com

 

Nota Leida en BBC Mundo

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.