Opinión

Escritor semanal: Kari Araujo

Abrí la página y me encontré con un “¡Bienvenid@!” canchero y juvenil. Pasé a las secciones y sonreí al encontrar una titulada “¡WOW”! Y con este nivel de buena onda, me dispuse a leer noticias con mi mejor sonrisa. De entrada –pensé– ¡vamos bien!

Con un té caliente en mano (esta semana hizo frío!) navegué de lleno la página y me sorprendí con sus noticias porque la mayoría de ellas no se conocen y están MUY copadas. Hay algunas muy estrafalarias que incluso podrían ser contadas en un pre o en un encuentro con amigos. ¿O se imaginan una ronda divertida que no se prenda con el tópico “che, ¿sabían que hay una abuela campeona del baile del caño?”? El tema da para largo y tendido, e invita a emitir comentarios de todo tipo. Lástima que la imagen de la abuela no acompañe con la que uno pueda llegar a imaginarse… (alguien que le diga que una mañanita rosa y unos anteojos de carey le quedarían divinos para su próxima competencia).

Well, volviendo al tema -y saliendo de las imágenes mentales-, la nota que más me interesó y me invitó a creer en un futuro positivo fue la de “mini bibliotecas gratuitas para incentivar la lectura”. Es que, como buena ratona de biblioteca, me parece una genialidad que alguien se tome el trabajo de realizar esta iniciativa pequeña pero totalmente enriquecedora. Saber que en Nueva York hay estudiantes, alumnos, amas de casa, bomberos y civiles que pueden acercarse a un puestito al paso y cambiar su amado libro por una nueva historia, genera grandes esperanzas. Es probable que estas novedades no lleguen al sur rápidamente por una simple cuestión de exceso de “manos largas”, pero, quién dice, quizás algún día, también podamos disfrutar por acá de un puesto de biblioteca al paso. ¡No estaría nada mal! Sin nada tan gubernamental ni organizado, ya hay muchos argentinos que una vez por año se movilizan por su cuenta para hacer una “suelta de libros” bastante básica: los que se prenden tienen que dejar un libro en un lugar público para que un desconocido/a lo encuentre y lo disfrute. Son muchos los que se suman a esta movida a cambio de la idea optimista de alegrarle el día a un lector desconocido.

Teniendo en mente a los lectores, el optimismo y el enriquecimiento de la lectura es que vuelvo al tópico que nos convoca: buendiario.com. El sitio está bueno, se actualiza a diario y genera muchas sonrisas. ¿Y no es eso lo mejor que podemos llevar cada mañana? Quizás la fórmula para arrancar bien arriba sea tener una página de inicio con una buena noticia que nos salude cada mañana. Tómenlo o déjenlo, es sólo una idea feliz ;).

Kari Araujo es Licenciada en Comunicación Periodística y trabaja de redactora en la Revista Top Teen de Editorial Atlántida-Televisa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.