Opinión

Escritor semanal: Florencia Arias

IMPULSORES DEL CAMBIO

Al visitar esta mañana Buendiario, el portal de noticias que solo cuenta las buenas nuevas para verlo todo desde otra perspectiva, me encontré con una noticia muy particular. Un título llamó poderosamente mi atención y me obligó a arrastrar el cursor hacia él:

“Valientes jóvenes se han dispuesto a forjar un futuro mejor de paz y entendimiento a pesar de las tensiones religiosas generada por la islamofobia y el antisemitismo”. En otras palabras, un grupo de personas trabaja de forma activa para encaminar nuestro accionar hacia un mundo mejor.

“Estudiantes y profesionales de todo el mundo se reunieron en Sarajevo, Bosnia, en la cuarta conferencia organizada por La Conferencia Musulmano Judía, para intercambiar experiencias, y luchar contra los prejuicios y el odio. Representan a diferentes culturas y razas y hablan decenas de idiomas, pero tienen algo en común: son musulmanes y judíos”. El conflicto data de tiempos remotos y parece ser casi una historia sin fin. Sin embargo, esta nueva generación parece no haber perdido la esperanza ante un mundo que goza más de hacer la guerra que el amor.

Ustedes se preguntarán por qué destaco ésta noticia y no otra menos política o más descontracturada. Yo les diría que lo tomen como un disparador: los jóvenes, ¿son el futuro o el presente?

Tal como el pasado es hoy, también el futuro es hoy.

Desde que la juventud dejó de ser un período bastante indeterminado y pasajero en el desarrollo de los individuos (identificado, prácticamente, con la adolescencia) y pasó a convertirse, finalmente, en una etapa definida, persiste el interés no sólo por definir sus características como una fase más de la vida, sino también por determinar cuáles son sus necesidades, deseos y compromisos. Detrás de los debates sobre estas cuestiones, late la preocupación por la forma en que las nuevas generaciones se incorporan al orden social establecido, sus conflictos, y el grado de continuidad o cambio que introducen.

En el último tiempo, los jóvenes, actores sociales y políticos en la sociedad, se convirtieron en los protagonistas del mundo entero: movilizaciones estudiantiles, grandes creaciones en los campos del arte y la ciencia, invenciones tecnológicas, innovaciones significativas, emprendimientos novedosos. La posición que ocupan hoy y el papel que juegan en su devenir son los temas que más polémica han generado, y que probablemente seguirán haciéndolo en un futuro.

Las nuevas generaciones llegaron para dejar su huella. Jóvenes que se involucran, se esfuerzan y se superan día a día para lograr un cambio, respetando sus valores e ideales.

Florencia Arias

Periodista egresada de TEA

Asesora de Prensa del Diputado Julián Obiglio (Bloque PRO)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.