Opinión

Escritor semanal: Diego Bresler

Comentario sobre “Perro hereda un millón de dólares”

 

Creo que esta nota de BUENDIARIO dice mucho más de lo que expresa literalmente.
Mejor dicho, estoy convencido de que dice mucho más.
Soy un convencido que tener claro quién es uno y qué desea es la clave para hacer bien las cosas en esta vida. Ser lógico, ser consciente y consistente da buenos resultados.
Me interesa rescatar lo que John Fyódorov hizo pero en su nombre levanto a todas las personas que logran rescatar de su historia las equivocaciones cometidas y pueden lograr entender que se puede hacer algo para seguir avanzando. Aunque en este caso, como un hecho mágico, pensar que está ayudando a su propio perro con el dinero, creo que se ayuda a él mismo.
Estoy a favor de ayudarnos a nosotros mismos, porque de esa forma estaremos en condiciones de ayudar a los demás.
Cuando John trató de comprar el perro nuevo, pensaba que de esa forma podría hacer que el tiempo vuelva atrás, pero en realidad, al dejarlo ir y dejarle dicha “recompensa” a los dueños de Zhúlik, creo que pudo así recompensar a su amado perro aunque sea con el “gemelo” encontrado en su tierra Bielorrusia.
Quizás otra forma de entender esta historia es considerar la famosa frase: “Qué vida de perros”.
Podemos relativizarla ya que el perro amado de John Fyódorov no corrió con un buen final, pero Zhúlik, podrá seguramente vivir unas buenas experiencias gracias a todo lo heredado.
También John, podrá lograr lo que deseaba. Hacer bien las cosas.

Diego Bresler – Consultor de emprendimientos creativos

http://www.dbconsultoria.com.ar/

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.