Pura vida

Entrevista con Ricardo Levinton, “Mr. Polietileno”

Un superhéroe que adopta la forma de distintos materiales para hacer del mundo un lugar mejor. El creador de Prenova habla de sustentabilidad, de Italo Calvino y de las esferas.

Por Amit Wior

 

Buendiario-ricardo-levinton-prenova2

 

Desde chico Ricardo pasaba el tiempo armando ciudades en escala que, con el tiempo, fueron aumentando en tamaño hasta hacerse realidad. Trabajar con componentes es para el, aún hoy, una forma de divertirse. “Es una suerte que pueda hacer lo que hago – es un juego de pibe hecho realidad”.

En su estudio lleno de luz natural se encuentran maquetas del año ‘77, estructuras imposibles y prototipos de ideas que años más tarde tuvieron sentido. “Sale medio desordenado, como nuestra conversación; lo que sí tiene un orden, luego, es la asociación de una cosa con otra”.

Una de las obras sobre las que más se detiene demuestra los principios de la Tensegridad, explica. Se trata de una pequeña estructura de tres cañas de bambú, sostenidas con alambres, que no se tocan entre sí. “Y sin embargo es muy sólida”, remata. Con ese espíritu fue que diseñó una torre de 200 pisos e inspiró a un empresario americano para llevar las construcciones de bambú hasta Alabama.

En mi vida, la sincronicidad y las coincidencias han tenido un peso muy importante”. Sus primeras búsquedas fueron de estructuras resistentes pero muy livianas. Inspirado en el deseo de volar, y gracias a la ayuda de sus “socios” Arquímedes, Isaac Newton y Cronos, logró liberarse de a poco de la severidad. “Como dice Italo Calvino: no dejarse petrificar. Ponerle aire a las cosas exige cierta cuota de valentía”.

Noticia relacionada: Descubren alga amigable que produce energía sustentable

Levinton quería mover grandes masas – y quería hacerlo con rapidez. Otro gran tema que lo acompaña hace años: la rapidez en el armado de cosas, que a la vez tienen que ser duraderas. A modo de ejemplo, y con orgulloso, señala las paredes del estudio que montó en solo 4 días y llevan 30 años en pie.

Hace ya 9 años que, casi sin darse cuenta, llegó a una idea patentable que ahora es el punto de partida de muchísimas innovaciones más. Prenova diseña estructuras de hormigón armado sin vigas, alivianadas y sustentables.

Yo ni sabía que se llamaba sustentabilidad. Buscaba la economía, la eficiencia y la rapidez”. Prenova no solo ahorra un 20% en el costo de la estructura sino que también genera efectos secundarios positivos. Un edificio “prenovado” pesa casi la mitad que un edificio común, no requiere de contrapisos ni carpetas y hasta puede dejarse sin pintar.

La idea surgió tras años de estudio de poliedros y sistemas estructurales que encontraba en la naturaleza. Iba a pescaderías y analizaba, por ejemplo, los huesos y vértebras de una corvina. Encontró que la estructura era más maciza en las áreas de mayor presión, y se aireaba cuando la presión no era tanta.

Llevado a la industria de la construcción, en las partes edilicias que no requieren de tanta presión es que entran en juego sus famosos discos. Las losas de hormigón armado son alivianadas por estas esferas o discos plásticos que se soplan reutilizando desechos plásticos.

 

Noticia relacionada: Entierros ecológicos, una forma amigable de partir

El concepto evolucionó a lo que hoy denomina Disco Amigable, que gracias a sus ‘bracitos’ permite la formación de redes. Además de en la construcción, pueden usarse para hacer sombras en espacios públicos, jardines verticales, elementos flotantes o “tomar sol arriba del mar”, sueña.

Las bolsitas, los bidones de lavandina y otros productos similares tardan más de 500 años en degradarse. Prenova le hace un favor al mundo sacando estos materiales del ambiente “enterrándolos” -los hormigona- en lo que luego será el piso de edificios y viviendas.

La empatía de Levinton parece no tener fin. “Uso el verbo ‘ser’ para meterme en profundidad y entender mejor a una persona o sustancia”. Por ejemplo, ‘soy polietileno’, para sentir cómo se comporta, su estructura molecular, si es frágil, quebradizo, si hay tenacidad. Se mete en eso. Con el hormigón hace lo mismo: soy hormigón. “Y siento que necesito que mis partículas se hidraten completamente para no envejecer mal; para no arrugarme”.

Meterse en los materiales es para él vivir desde adentro, una forma de pensar y sentir al otro. Lo ayuda a anticiparse a las cosas y darse cuenta, por ejemplo, que una parte del componente podría llegar a oxidarse con el tiempo.

Noticia relacionada: Crece la ganadería sustentable en el Amazonas

Prenova no solo abarata la construcción sino que encuentra un lugar para que el plástico desechado no ensucie ni contamine. Una idea redonda. Redonda y amigable. Ahora va por el superladrillo, que podrá usarse en el diseño de muebles y estructuras de combinaciones infinitas. “Te vas de vacaciones, armás tu casa y después te la llevás”, dice.

Para caminar toda la longitud de un camino que uno ama de verdad, dijo don Juan a Castaneda, se necesita la pasión, el coraje, la imaginación, la vigilancia, la disciplina, la conciencia de sí mismo, la gracia, la fuerza, el ingenio, la eficiencia, la paciencia, la adaptabilidad y la humildad de un navegante.

A esto aspiran los practicantes de la Tensegridad en su sentido más amplio: el espíritu del navegante, el ser que hace que el compromiso continuo de viajar por el camino de la conciencia en todo momento. La lucha del navegante no es con sus semejantes, dijo don Juan-. Tampoco es con uno mismo. Y no es en definitiva una lucha. Más bien, es una aceptación de las corrientes energéticas del mar de la conciencia del universo.

Prenova quiere decir “antes de lo nuevo” pero llegó tras años de trabajo continuo, de la mano de un superhéroe que navega en los cielos pero sin dejar de tener los pies sobre la Tierra.

Un comentario en “Entrevista con Ricardo Levinton, “Mr. Polietileno””

  1. luquiroga dice:

    Buenisima entrevista bd! Me encantó lo de “soy hormigón”. Gracias!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas