¡WOW!

Encuentran mensaje en una botella de 1915

Hace casi un siglo, dos niñas de Detroit, Selina Pramstaller y Tillie Esper, escribieron una simple notita mientras se divertían en un parque de diversiones que en ese entonces se ubicaba en la isla Harsens. El mensaje: “Pasándola bien en Tashmoo”, en prolija letra cursiva, haciendo referencia al nombre del parque que cerró sus puertas en 1951.

 

buendiario-David Leander mensaje botella detroit saint clair tashmoo 1915 97 anos 2

Detalle de la carta, junto a la foto de una de las autoras

 

Las jóvenes metieron el mensaje en una botella, la taparon con un corcho y la tiraron a las aguas del Río Saint Clair, donde se hundió a las profundidades. 97 años después, fue descubierta por el buzo Dave Leander, en medio de pilas de tierra subacuática, cerca de donde solía estar el parque. En ese entonces existía un ferry que llevaba y traía pasajeros a la isla, y eso explica la ubicación de la botella.

Leander llegó a leer el mensaje a través de la botella y decidió llevarlo consigo. La nota, impecablemente conservada, llegó a manos de Bernard Licata, presidente de la Sociedad Histórica de Isla Harsens-Saint Clair, la cual viene planeando hace tiempo un evento llamado “Tashmoo Days”, durante el cual el parque de diversiones volverá a abrir sus puertas por un día. La coincidencia parece mágica, demasiado buena como para ser real: los habitantes de Detroit podrán viajar al pasado por un día, viajando a la isla en barcos a vapor de 1890, al mismo tiempo que resurge una carta de ese pasado inmemorial.

Noticia relacionada: Hallan el ejemplar de la Torá completo más antiguo

Tashmoo era una éxito entre los ciudadanos de Detroit de antaño, con su pabellón de baile, sus atracciones y juegos, su casa de baño y su playa particular. “Lo hermoso es que el documento se preservó a lo largo de casi 100 años, y encontró un destinatario”, opina Licata, quien se abocó a encontrar descendientes de Pramstaller y de Esper para averiguar más de las mensajeras.

El mensaje está escrito en lápiz en la parte trasera de un pasaje de la White Star Line de ferrys, e incluye la dirección de las casas de ambas chicas, que vivían a nueve cuadras de distancia, en Detroit. La botella originalmente servía para almacenar “cerezas o aceitunas”, tal vez por eso su capacidad para conservar lo que que sea que fuera dentro del efecto de la humedad.

Ahora, la cuestión es ver si aparecen descendientes de las mensajeras, para ser parte de la gala del 20 de julio, cuando Tasmoo vuelva a la vida por un día de gloria.

Visto en Detroit Free Press

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas