¡WOW!

Encuentran escultura de 1800 años en estado impecable

La pieza fue encontrada en el centro de Londres y representa al águila, símbolo imperial romano. Es una de las obras de arte romano británico mejor conservadas a la fecha.

 

Una arqueóloga trabajando en la limpieza de la obra

Una arqueóloga trabajando en la limpieza de la obra

 

En estado prístino: así definieron los arqueólogos al estado de la escultura, que tiene la forma de un águila con una serpiente en su pico. Es un símbolo de inmortalidad y poder, y logró conservarse en perfecto estado, 1800 años después, en plena capital británica.

Noticia relacionada: Estatua egipcia se mueve sola en el Museo de Manchester

Se hallaba en una zanja, y allí fue encontrada a partir de una excavación en la zona conocida como “The Minories”. De entrada se pensó que era un ornamento de jardín de la época victoriana, pero pronto descubrieron la verdad: si bien de origen romano, fue moldeada en Gran Bretaña, a partir de piedra caliza originaria de las islas británicas. Luego de un breve estudio, los arqueólogos decidieron ofrecer al hallazgo por seis meses en el Museo de Londres, para que la gente la pudiera ver.

Martin Henig, experto en arte romano, expresó: “Es una escultura de excepcional calidad, la más delicada de su tipo hallada en Londres. Su condición es extraordinaria, como si la hubieran esculpido ayer, sólo perdió su pintura superficial“.

 

El águila romana, vista de todos los ángulos

El águila romana, vista de todos los ángulos

 

Las águilas se encontraban en todo el imperio romano, usadas también como emblemas funerarios, ya que simbolizaban el momento en el que el hombre fallecido se convertía en un dios. El águila hallada pertenece al siglo uno después de Cristo, una época en la que la ciudad romana Londinum estallaba de riquezas y habitantes. Se cree que era parte de una muralla que rodeaba al cementerio.

Noticia relacionada: Recuperan 14 piezas robadas de un museo en Egipto

Michael Marshall, experto del Museo de Arqueología de Londres, cree que el águila se preservó gracias a la superstición, que llevó a alguien a esconderla de alguna demolición. Lo más curioso es que pronto se elevará un hotel donde se encontró la escultura, que fue hallada el último día de la excavación, gracias a los esfuerzos de Antoinetta Lerz y David Sankey, quienes sospecharon el origen de la obra pero no se atrevían a afirmarlo.

Noticia relacionada: Regresan a China dos reliquias robadas hace 153 años

Lo curioso de la serpiente que el águila tiene en su pico es que tiene dientes. “Esto tal vez se deba a que el artista nunca vio una serpiente de cerca”, bromeó Marshall, tan entusiasmado como sus colegas con tan increíble hallazgo.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas