Sociedad

En Buenas Manos: emprendimientos que revolucionan

Hernán Español es el empresario detrás del primer servicio de masajes corporativos atendido exclusivamente por personas no videntes. Da empleo a cada vez más gente y va por más. Ahora busca transformar la industria gastronómica. Su revolución recién comienza.

Por Amit Wior

 

Buendiario-en-buenas-manos

 

Encontró la inspiración durante sus años en Australia, mientras desarrollaba su carrera en Marketing para una empresa multinacional. Desde entonces dona al menos un día de su semana para que esta cooperativa siga creciendo y expandiéndose hacia nuevos negocios.

No fue tan fácil al principio. Como todo gran proyecto llevó años de desarrollo. Tuvo que ir entendiendo poco a poco las necesidades y problemáticas de un sector social que le era ajeno. Tras varias reuniones, a principios de 2010 su idea empezaba a cobrar forma. “Nadie nos da trabajo, me decían. Ahí entendí que había una buena oportunidad”.

Apuntó directo a grandes empresas y organizó reuniones con ocho importantes directivos a las que asistió junto a una de las masajistas. “Al principio se ponía muy nerviosa. Imagináte, 32 años y nunca había tenido una entrevista laboral”. De las ocho contactadas, tres dijeron que querían contratar el servicio de En Buenas Manos. Ya no había marcha atrás.

Noticia relacionada: Mendoza: comienza ciclo de cine para no videntes

La cooperativa hoy tiene 20 masajistas y apunta a llegar a 50 en los próximos meses. La situación cambió completamente desde sus inicios y hoy ya se acercan profesionales capacitados a las entrevistas. Una nueva veta para un sector que venía siendo postergado hace años. Es que en Argentina, la tasa de desempleo en personas con discapacidad es de un 82% (encuesta ENDI) vs. un 55% en países como EE.UU., Reino Unido o Australia. “Esto quiere decir que hay cuatro personas que si hubieran nacido en Francia o Inglaterra hoy tendrían trabajo”.

Como toda gran idea… derivó en otra. El ejemplo de los masajistas despertó el interés de departamentos de RRHH que empezaron a pensar en qué áreas podían introducir personas con discapacidad. La clave, explica Español, radica en entender qué tareas pueden hacer bien. La idea no es exponerlos ni darles objetivos que no puedan cumplir. Se trata, justamente, de encontrar su capacidad – qué pueden hacer realmente bien.

 

Buendiario-en-buenas-manos-2

 

La idea es transformar la discapacidad en una ventaja competitiva. Porque los chicos, producto de la ceguera, tienen un sentido del tacto muy desarrollado que llevado a los masajes hace que sean muy buenos. Pero no significa que vayan a ser muy buenos tipeando. En los masajes son buenos”.

Basado en este concepto volvió a buscar proyectos en el exterior y así conoció un novedoso lavadero de autos que da trabajo a personas con retraso intelectual – en su mayoría autistas o chicos con Síndrome de Down. “Pueden no ser muy buenos desarrollando operaciones integrales, pero si dividís la tarea total en partes pequeñas si son muy buenos realizándolas”. Uno moja el auto, otro lo enjabona y otro pasa la aspiradora: así son muy buenos.

Van a recibir ahora un predio en Boedo para iniciar en Argentina este proyecto junto a Cascos Verdes. “Como no entiendo nada de discapacidad, para cada proyecto me asocio con alguien que sí sabe”, dice con humildad.

Noticia relacionada: Lanzan turismo accesible para personas con discapacidad

El próximo lanzamiento, en el que vienen trabajando hace ya seis meses, será una cafetería atendida por personas sordas. La camarera se acercará a la mesa con una tableta para facilitar la comunicación con los comensales, que tendrán la posibilidad de pedir “un café cortado”, “dos medialunas” o “la cuenta” en lenguaje de señas. “La idea no es que aprendas en 10 minutos, sino generar un vínculo con una persona con discapacidad que no suele pasar con tanta frecuencia”.

Es imposible no sorprenderse al leer que en Argentina entre un 7 y un 12% de los habitantes tiene alguna discapacidad. A grandes rasgos, deberíamos observar casi 1 persona con discapacidad cada 10, pero no es así; están todavía muy aislados y queda mucho por hacer al respecto. “Los ejemplos que damos desde En Buenas Manos deberían invitar a otros a pensar en sus ambientes laborales qué podría hacer ahí una persona con discapacidad. Algo que varía de empresa a empresa, obviamente”.

Noticia relacionada: Crean maniquíes a partir de personas con discapacidad

Su método de financiación también es diferente. “No recibo donaciones”, explica, “lo llamo ‘préstamos sociales’, que es un intermedio entre una donación y un préstamo del banco”. Para la cafetería van a utilizar $500.000, que equivale a más o menos 20.000 cafés. Dentro de un año devolverán 20.000 por el precio del café en ese momento. “Tratamos de crear una nueva rama de financiación con una figura diferente a la del tradicional donante, donde se devuelve el valor real del dinero”. El prestante asume entonces cierto riesgo, sujeto al funcionamiento del emprendimiento, pero confiado en que “si el proyecto no es lo suficientemente atractivo desde el punto de vista comercial tampoco lo vamos a hacer”.

Hernán Español es de esos empresarios que se entienden como agentes de cambio en la sociedad. Tiene un ojo afinado para los negocios y es desde esa perspectiva donde encuentra oportunidades novedosas que le hacen bien a la sociedad en su conjunto.

No descarta en algún momento crear una empresa social pero con fines de lucro. “¿Conocés las empresas de Tipo B?”, me dice.

¡Que así sea!

2 comentarios en “En Buenas Manos: emprendimientos que revolucionan”

  1. Carolina dice:

    Buen día,

    Le envío este correo para consultarle precios de las sesiones de masajes para el personal de una empresa privada.
    ¿Podrías por favor enviarme por mail los precios y mayor información?

    Desde ya muchas gracias,

    Carolina.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas