Sociedad

El único bar gay de Sochi, en su mejor momento

Aunque su alcalde asegure que entre los 370.000 habitantes no hay gays, en la ciudad sede de los actuales Juegos Olímpicos de Invierno pueden encontrarse espacios de encuentro para la comunidad LGBT.

 

buendiario-unico-bar-gay-Sochi-mejor-momento

 

Durante el fin de semana, algunos medios instalados en Sochi para la cobertura del evento deportivo también se hicieron tiempo para darse una vuelta por el Mayak, el único club gay del lugar.

Noticia relacionada: Dos atletas rusas se besan en protesta a la ley antigay

Es sábado por la noche. Un cartel informa el costo de la entrada: 500 rublos (14 dólares) para los hombres; 1.000 para las mujeres. Los visitantes son recibidos, todavía en la calle, por un hombre bajito, vestido de esmoquin. Durante un breve saludo, el anfitrión sondea a los visitantes con sus ojos destacados con abundante maquillaje y luego hace sonar el timbre de la puerta blindada del edificio de un piso. La entrada está librada. Bienvenidos al Mayak, el club gay más popular de la ciudad de Sochi.

Adentro, cerca de un centenar de personas colman el lugar. Unos bailan, otros observan desde los sillones. Hay parejas que se besan, que demuestran su afecto sin miedo. Y hay mucha más gente que se agolpa en la barra y pide copas toda la noche. Los camareros están vestidos con camisetas de cuero con lentejuelas que dejan el ombligo al aire. No dan abasto, pero nadie se enoja. Todos ríen.

Noticia relacionada: Genial respuesta de Canadá a la ley antigay rusa

Los periodistas no pueden evitar las preguntas sobre las leyes anti-gay que imperan en la ciudad, en el país. Pero los hombres y las mujeres del Mayak evitan responder; ellos no hablan de política y nadie contempla salir a protestar. Todos esperan el espectáculo de transformistas, que es el plato fuerte del club.

Y es que este club, único en la ciudad que alberga los Juegos Olímpicos de invierno, está ahora más colmado que nunca. Aunque en el país las cosas no estén fáciles para los gays, tantos atletas como periodistas y público se están acercando a Mayak con curiosidad y todos los días el bar se encuentra repleto. Otra prueba de que la comunidad LGBT no le teme a un estado represor y que están más unidos y fuertes que nunca. ¡Sigan así camaradas!

 

Visto en Sentido G

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas