Buen Samaritano

El hombre que con su sangre salvó dos millones de vidas

James Harrison, de 74 años, es casi un superhéroe: ha salvado la vida más de dos millones de bebés en los últimos 57 años y todo gracias a que su sangre posee un anticuerpo especial que cura enfermedades.

 

James junto a dos bebés a los que dio vida

James junto a dos bebés a los que dio vida

 

James, originario de Australia, tiene un tipo de sangre muy especial. El plasma que fluye por ella contiene un anticuerpo capaz de curar a los bebés que padecen la enfermedad Rhesus, una forma severa de anemia. Es por eso que, desde que descubrió este don, Harrison dona sangre casi cada semanas, desde que tiene 18 años. Lo ha hecho más de mil veces, y no planea dejar de hacerlo, ni siquiera cuando está de vacaciones. “He donado en la Sunshine Coast, en Australia del Sur, en Australia Occidental, en Tasmania, en Nueva Gales del Sur, donde quiera que vaya dono sangre”, dice este héroe común, consciente de su don.

Noticia relacionada: Desconocida dona riñón a nena de dos años y salva su vida

“Nunca pensé en parar, nunca “, dice quien tuvo que someterse a una cirugía en el pecho a los 14 años, para lo cual necesitó 13 litros de sangre. “Estuve en el hospital durante tres meses. La sangre que recibí me salvó la vida, así que hice una promesa cuando tenía 18 años de donar sangre. Me he mantenido fiel a mi palabra”. Lo que James no sabía, y que cambió su vida, fue que su sangre poseía este inusual anticuerpo, capaz de curar la anemia. Su sangre se volvió tan valiosa que el estado australiano aseguró su vida en un millón de dólares locales.

En 1966, James comenzó a donar plasma. Desde entonces fue bautizado “El hombre del brazo de oro”, dado que el líquido vital que corre por sus venas permitió el desarrollo de la vacuna Anti-D, que se aplica a todas las mujeres embarazadas que son Rh negativo. La enfermedad Rh crea una incompatibilidad entre la madre y la sangre del bebé nonato; lo que descubrieron es que el plasma de James “es capaz de tratar la condición, por lo que mi sangre se le da a millones de mujeres embarazadas”, cuenta orgulloso este generoso australiano.

Alegría Barnes, una de las madres a las que James ha ayudado, lo conoce desde hace 23 años. “Sin él, yo nunca habría sido capaz de tener un bebé saludable. No sé cómo agradecérselo lo suficiente”, cuenta la agradecida mujer, una de las millones beneficiadas, entre las que también se encuentra Tracey, la propia hija de James. La descendiente está orgullosa de su padre, quien estuvo casado 56 años con Barbara, madre de Tracey, y quien siguió donando sangre incluso después de la muerte de su esposa. “Fue muy triste pero la vida sigue su marcha y tenemos que seguir haciendo lo que hacemos. Ella está ahí arriba mirandome, tengo que seguir adelante”, reflexiona James.

Noticia relacionada: Deportista sacrifica su carrera para salvar una vida

“Se necesita más y más sangre todos los días, si cada donante actual trajera un amigo no tendríamos la escasez que hay en este momento”, incita a sus 74 años Harrison. “Una hora de tu tiempo es toda una vida a otra persona”.

Aquí les dejamos un pequeño video (en inglés) donde se puede ver al alegre caballero haciendo lo suyo:

 

 

Visto en Daily Mail

Agradecemos a Laura Bover por enviarnos esta noticia.

One thought on “El hombre que con su sangre salvó dos millones de vidas”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas