Efemérides bd

El día que aprendimos de los topos

Tiempo. Constantemente queremos ahorrarlo. Vivimos apurados. Lo somos. Tal vez no sepamos en que lo utilizaríamos una vez obtenido, quizás en alguna idiotez, quizás no. Sin darnos cuenta nos vemos embarcados diariamente en la búsqueda, a veces desesperante, de no perderlo. Aunque sepamos que es imposible aprovecharlo completamente. Dormimos (un estudio canadiense afirma que una persona de 60 años ha pasado 20 años de su vida durmiendo. Me heló la sangre), miramos televisión, hacemos cosas improductivas, etc. También nos movilizamos. Todos los días. Y es en este momento donde, si perdemos minutos extra, el humor puede cambiar hasta convertir a algunos en homicidas en potencia.

Por Nicolas Moretti

 

 

buendiario-subte-aniversario-argentina

Plaza de Mayo. La primera estación de subte de Latinoamérica.

 

 

El 2 de Diciembre se cumplen 101 años de la puesta en marcha de una herramienta que nos hace y hará ahorrar tiempo a todos. El querido y viejo subterráneo. El subte.

 
Bohemio como pocos, el subte es hoy el medio de transporte más ágil, pintoresco y también más conflictivo de nuestra ciudad. Es el engranaje principal del transporte de millones y millones de personas que se movilizan a diario por Buenos Aires. Una interrupción total del servicio del subte significa un caos atroz en toda la zona urbana y conurbana, adonde el subte no llega.

 

Noticia relacionada: Subte de Buenos Aires sera intervenido por artistas. 

 

 

La Línea A se inauguró el 2 de Diciembre de 1913, uniendo Plaza de Mayo con la Plaza 11 de Septiembre (actual Plaza Miserere). Fue el primer subterráneo de Latinoamérica. Su creación demandó 26 meses y significó una inversión de 17 millones de pesos moneda nacional. Fue la empresa de construcción más grande de la historia de la ciudad, en la cual más de 1500 personas trabajaron en las excavaciones y en la tirada de rieles de 4 km de extensión. Dos años después, en 1915, la Línea A llegaba hasta Primera Junta. Su siguiente ampliación recién fue en 2008, cuando llegó hasta Flores.

 

buendiario-subte-creacion-argentina

 

Su construcción se inició por orden del Presidente Luis Sáenz Peña en 1911. Por esos años, Argentina, dicen, estaba en vías de ser una potencia mundial. Podríamos discutir quienes eran los dueños reales de tanta riqueza, pero lo dejamos para otro día. Lo cierto es que en la década de 1910, Buenos Aires era una de las ciudades más atractivas del mundo. Considerada la “Paris de Sudamérica” tendría la primera fábrica de automóviles, la primera calle peatonal repleta de tiendas de moda, el primer banco extranjero (Banco Mauá, de Brasil) y hasta una pista de patinaje artístico. Los ferrocarriles ya existían desde 1857 y en 1887 estaba en uso una compleja red de tranvías que unía prácticamente toda la ciudad.

 

Noticia relacionada: Subte: incorporan vagones con aire en todas las lineas.

 

 

Buenos Aires se puso a la altura de Nueva York, Paris, Londres (el primero del mundo), Estambul, Budapest, Glasgow y otras cuatro grandes urbes mundiales que contaban con un subterráneo. Pionera absoluta en la construcción de este medio de transporte a nivel continental, Buenos Aires construyó cuatro líneas más de subte hasta 1944, combinando algunas entre si y otras con estaciones de tren, teniendo así la red ferroviaria más extensa de Latinoamérica. Pasaron 56 años hasta que otra ciudad latinoamericana construyera un subterráneo. México DF fue la segunda en hacerlo, pero recién en 1969. La siguieron San Pablo en 1974, Santiago de Chile un año después y Rio de Janeiro en 1979.

 
Cuando terminaba la década del 80, Perú y Venezuela ya tenían su propio subte al igual que otras 9 ciudades de Brasil y México, que ampliaron sus redes existentes. El DF llegó a construir 8 líneas nuevas en diez años. Actualmente tiene doce.
Gran parte de los países latinoamericanos lograron un desarrollo tecnológico que le permitieron mejorar su transporte. Hoy, 27 ciudades del continente tienen un subte. En América Central es donde más ha tardado en llegar el subterráneo. Solo Panamá, Puerto Rico y Republica Dominicana cuentan con este medio de transporte. En Sudamérica solo restan Bolivia, Paraguay y Uruguay.

 
Córdoba, la segunda gran urbe de nuestro país, comenzó hace 4 años la construcción de su propia red de subte. En Argentina, solo Buenos Aires posee una red subterránea, al revés de lo que ocurre en casi todos los demás países sudamericanos, donde más de una ciudad tiene sus estaciones. En Ecuador y Perú también sus capitales, Quito y Lima, son las dueñas absolutas del subte. Lima cuenta con una red de subte elevada, donde en algunos tramos, los trenes salen a la superficie. Otros países americanos también poseen este estilo, aunque Lima constituye uno de los subterráneos elevados más extensos del mundo.

 
De todas formas, el paso de la gente, las mil cosas absurdas, o divertidas, que pasan a cada rato bajo tierra, los viajes fatigosos, los que no lo son, la noche del subte. Esas son las cosas que tendríamos que contar. Sin tiempo para esto, mostramos brevemente la historia de este medio de transporte , para que sean ustedes los que aprecien su belleza, su encanto, su practicidad y toda la facilidad que brinda para moverse a través de Buenos Aires, ciudad consumidora, brillante, amplia, finalmente espectacular.

 
Hasta la próxima estación.

 
¡Salud!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas