Acción / Reacción

El auto del futuro estará hecho de algas marinas

ARPA-E es un fondo de inversión norteamericano que busca financiar nuevas tecnologías de punta. El objetivo de este año es tranformar la industria automotriz, invirtiendo millones de dólares en nuevos métodos para producir materiales livianos y no contaminantes; el máximo premio es para un proyecto que obtiene magnesio a partir de algas marinas, la síntesis perfecta entre cuidado medioambiental y avance tecnológico.

 

buendiario el auto del futuro estara hecho de algas magnesio titanio aluminio 3

El magnesio, ese mineral preciado

 

Las becas otorgadas por el ente alcanzan los 66 millones de dólares, con el fin de modificar ciertas tendencias en la producción de autos y a su vez en la utilización de fuentes de energía. Lo que se busca es desarrollar tecnologías que usen la energía eficientemente, y que a la vez se relacionen a materiales más livianos, cuestionando el rol del aluminio y del titanio en la fabricación.

Noticia relacionada: Inventan autos que hablan entre ellos

Entre los galardonados proyectos, destaca la idea de encontrar nuevos usos para las algas, fuente de magnesio con el cual pueden producirse piezas automotrices. La idea es además compensar la subida de las aguas marinas, ayudando a reducir el nivel de sal en los mismos. La idea de utilizar magnesio, por su parte, apunta a reducir las emisiones de gases en autos, que colaboran con el calentamiento global. El proyecto indica que ayudar al ecosistema no es sólo un asunto de reciclado, sino también de materiales elegidos y de procesos de producción.

 

buendiario el auto del futuro estara hecho de algas magnesio titanio aluminio 2

Procesando algas se pueden hacer autos

 

El proyecto se llama METALS, cuyas siglas en inglés deletrean “Avances Electro Termoquímicos Modernos para Sistemas de Metales Livianos”, se encarga de financiar, producir y reciclar materiales livianos utilizados para crear automóviles, sobre todo el magnesio. Apoyado por el laboratorio nacional Pacific Northwest, el programa tiene dos pasos: extraer magnesio de las algas y luego procesarlo para hacer piezas. La cuestión es que con este método se reduce a la mitad la energía necesaria para obtener dicho mineral. Así, baja el costo del magnesio, que en este momento es siete veces más caro que el acero.

Noticia relacionada: Los trenes de la India funcionarán a energía solar

Además, ofrece a Estados Unidos la posibilidad de volver a producir magnesio, dado que hasta ahora el país lo importa, principalmente de China. La base del ahorro energético es un catalizador que regenera a químicos esenciales usados durante el proceso de extracción. El proceso también ahorra energía trabajando a temperaturas más bajas que lo habitual: usa menos de 300 grados Celsius, mientras que el método tradicional trabaja a 900.

El próximo paso es financiar un método similar pero aplicado a sales de titanio, con la intención de trasladar la producción a la industria automotor. Otros avances en este campo incluyen la aplicación de energía solar y de pinturas que absorben el smog producido por los procesos. La pérdida de energía y al contaminación también son asuntos que preocupan, por eso existe otro proyecto llamado REMOTE, que busca reducir emisiones utilizando organismos metanotrópicos, con la intención de transportar energía.

Noticia relacionada: Fabrican partes de avión con impresoras 3D

Buenas ideas con el fin de lograr autos más ecológicos y menos costosos para el bien del público.

Visto en Clean Technica

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas