Feliz no cumpleaños

El Anillo

Considero muy atractivo el ejercicio de revolver en la cabeza y ver qué es lo que nos aparece más lejano en nuestra línea de tiempo, he aquí uno.

 

Buendiario-columna-feliz-no-cumpleanos

 

La clase de jardín de infantes transcurría normalmente: la maestra intentando captar la atención de los niños, siempre dispersos. Nada hacía suponer que sucedería algo inesperado, hasta que la puerta del aula fue abierta violentamente, lo cual logró lo que la señorita no había podido, que todos los chicos miraran qué había sucedido.

Alejandro, uno de los chicos que más problemas tenía para relacionarse y sufría bastante de eso que hoy se conoce como bullying, entró al aula emulando a un súper héroe, sin más armas en la mano que un anillo. Un anillo de cotillón de un cumpleaños que habíamos tenido el día anterior y que había venido en la bolsita que te entregaban al irte, entre otros juguetitos y golosinas.

Abrió la puerta con la mano derecha y estiró el brazo izquierdo con el puño cerrado, con ese souvenir naranja, probablemente de los Halcones Galácticos, señalándonos a todos, que nos quedamos atónitos mirándolo. Generó risas espontáneas, la maestra no se atrevió a retarlo y optó por retomar la clase pidiéndonos que le contemos del festejo al cual habíamos asistido.

Si bien éramos muy niños y apenas teníamos unos meses en el colegio, con esa ocurrencia Alejandro revirtió su papel en el grupo y terminó siendo uno de los cabecillas hasta que finalizamos la primaria.

¿Cuál es el motivo de esta anécdota? Un par de semanas atrás me propusieron el ejercicio de contar el primer recuerdo que tenga de mi infancia y fue esa historia la que se me vino a la cabeza (hasta con un dejo de envidia de no haber sido yo el protagonista).

 

Yago Fiamingo
Periodista y productor, con pasado en TyC Sports y la Rock & Pop.
Twitter: @yagoyago84

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas