¿Es o No es?

Ejército inglés busca más inclusión forzando confesiones

Para que exista mayor tolerancia dentro del mundo militar, las autoridades decidieron que lo mejor es que los reclutas confiesen su orientación sexual, donde también está la opción “prefiero no decir”. ¿Es bueno, por la apertura que esto implica, o malo, por el método elegido?

 

Buendiario-ejercito-ingles-fomenta-confesion-gays

 

Los reclutas en el ejército británico serán preguntados obligatoriamente si son gays en el momento de entrar a las Fuerzas Armadas. ¿El motivo? Lograr una mayor diversidad en la milicia. Los detalles sobre las preferencias sexuales del personal militar serán archivados, y los reclutas tendrán la opción de elegir “prefiero no decir”. La medida fue aprobada en un intento de fomentar una mayor aceptación dentro del cuerpo armado, que permite el ingreso de soldados gays desde el año 2000.

Los soldados podrán a su vez proveer información adicional sobre cómo se sienten respecto a su orientación sexual. Estos detalles no estará al alcance de cualquiera, no aparecerá en expedientes individuales y nadie en la cadena de mando puede pedirla. Incluso, se tomará de forma anónima para que nadie pueda ser identificado por sus opiniones. Lo que se busca no es individualizar puntos de vista, sino la forma de que el ejército sea un espacio plural y diverso.

Un vocero del Ministerio de Defensa británico expresó que dicho órgano colegiado “orgullosamente estimula la diversidad en todos los niveles” y que ahora “se incentiva al personal de servicio a que declare su orientación sexual”, aunque luego aclaró que “si bien esto no es obligatorio, la recolección de esta información permitirá un mejor entendimiento de la composición de las actuales fuerzas armadas, a la vez que ayudará a asegurarse de que las políticas y prácticas bridan apoyo total al personal”.

Esta decisión de estimular a los reclutas a declarar su orientación sexual se presentó en Noviembre de 2014. Luego de algunas instancias, ahora fue aprobada, y el ejército expresó que cree que la nueva política aportará nueva luz sobre la composición del colectivo que lo conforma; que será, en pocas palabras, una organización más inclusiva. ¿Ustedes qué opinan? ¿Se trata de una buena noticia por sus intenciones, o de una mala, por los métodos elegidos?

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas