¡WOW!

Ebrio cae desde un piso 15… ¡Y sale ileso!

¡Increíble pero real! Tom Stilwell, un joven británico que se encuentra en Nueva Zelanda por trabajo, cayó desde el piso 15 de un edificio en Auckland, al intentar saltar de un balcón a otro en estado de ebriedad. ¿Lo más curioso? ¡Qué saldrá ileso del percance!

 

buendiario-tom stilwell cayo piso 15 auckland nueva zelanda sale vivo ileso borracho 1

“Es acá nomás, salto”. ¿Qué estabas pensando, muchacho?

 

Tom Stilwell, de veinte años, viajó a Nueva Zelanda por motivos laborales. Lo que el joven jamás imaginó es que algún día se quedaría encerrado fuera de su elevado departamento de la capital neozelandesa, ni que estando un poco bebido se le ocurriría saltar desde el balcón de su vecina al suyo, y menos aún que caería desde esa altura hacia el vacío… y que sobreviviría a ese salto.

Stilwell terminó en el Hospital de la Ciudad de Auckland, donde un vocero anunció que su condición es “satisfactoria”. Su mejor amigo y compañero de piso, Dave Thomas, comentó que Stilwell sufrió algunas lesiones, como una fractura de muñeca y distensiones de cuello, pero que lo había visto y que había dialogado con él. Por supuesto, Stilwell expresó que no recordaba nada de la caída, pero se encontraba bien después de las operaciones menores a las que fue sometido y pronto abandonará los cuidados intensivos.

“Está totalmente bien… Es un hombre muy afortunado”, comentó Thomas.

Noticia relacionada: Borracho ladra a un perro en Ohio y es citado por un tribunal

¿Y cómo llegó el muchacho a tomar tan delirante decisión? Resulta que estaba de parranda con unos amigos y, en medio del alcoholismo general, se separó del grupo. Al volver a casa, en el complejo de departamentos Volt, del Distrito Central, se dio cuenta de que no tenía las llaves. Por eso decidió despertar a una vecina y le pidió si podía saltar desde el balcón de ella al suyo, que está justo debajo. Geraldine Bautista, la vecina de 28 años, contó que vio a Stilwell caer “como un papel en el aire”.

“Eran las dos de la mañana y lo vi un poco borracho. Nunca me explicó mucho, me dijo que quería ir al balcón yfue hacia allí; cuando lo vi cruzar la pierna, lo agarré de la mano. Después cayó; me sentí como en un sueño”, en palabras de Gerladine. “Jamás pensé que él fuera a hacerlo, sólo quise demostrarle que es imposible. No pensé que fuera a saltar porque da mucho miedo”.

Stilweel aterrizó sobre el techo de un edificio adyancente, lo cual salvó su vida.

“En general él es el más sensato del grupo”, comentó Thomas. Tony Smith, director del Hospital St John, consideró al episodio “extraordinario”, y analizó la caída: “Desde esa altura, uno puede puede tener todo tipo de lesiones. Es muy inusual salir ileso, y no se crean que el alcohol relaja el cuerpo: a esa velocidad, da igual”.

Visto en The New Zealand Herald

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas