Mundo

Disminuye el uso de la pena de muerte

Amnistía Internacional afirmó que el uso de la pena de muerte cada vez es menor y que su abolición está progresando en todo el mundo.

 

Buendiario- logo amnistía internacional: no a la pena de muerte

Amnistía Internacional detectó algunas “señales positivas” durante 2012 en el camino hacia la abolición de la pena de muerte, que se aplicó ese año en 21 países.

En la presentación de su informe anual sobre la pena capital, AI consideró que prosigue la tendencia global hacia el final de esa práctica, después de que el año pasado se sumase Letonia, el país abolicionista número 97, y se registrase un descenso de las condenas a muerte en un mayor número de naciones.

No obstante la organización pro derechos humanos también encontró retrocesos en 2012, como que varios países retomaron ese castigo después de un tiempo sin aplicarlo, sobre todo Gambia, la India, Japón y Pakistán, o el alarmante aumento en las ejecuciones en Irak.

El informe detectó en 2012 un total de 1.722 sentencias de muerte en 58 países frente a las 1.923 dictadas en 63 países el año anterior, si bien esas cifras excluyen las miles de ejecuciones que la organización considera que se cometieron en China.

“Este año nos han llegado noticias preocupantes de ejecuciones de ciertos países, pero en general continuamos detectando movimientos, región por región, hacia la abolición y, sin duda, hemos visto evidencias de progresos”, destacó Gaughran.

Por otro lado, Estados Unidos siguió siendo el único país en América que aplicó la pena capital con 43 ejecuciones, el mismo número que en 2011, pero solo nueve estados emplearon esa pena frente a los 13 del año anterior.

“Avances”

Como ejemplo de señales alentadoras, esta experta nombró el caso de Letonia, que se convirtió en el  país  “abolicionista” número 97, tras eliminar de su legislación los últimos delitos punibles con la pena de muerte en 2012.

Entre algunos de los “avances” detectados, AI destacó que Vietnam no ejecutó ninguna condena a muerte, Singapur mantuvo una moratoria de las ejecuciones y Mongolia ratificó un tratado internacional por el que se compromete a abolir la pena capital.

Visto en 20 minutos

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas