Acción / Reacción

Diseñan músculo artificial capaz de recordar movimientos

Investigadores de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, desarrollaron órganos de plástico que pueden utilizarse en robótica, en la exploración espacial y en medicina. Es la primera vez que se combina con éxito el control de movimiento y la memoria en un material sintético.

 

Buendiario-musculos-memoria-japon-cambridge-1

 

Los músculos de nuestro cuerpo desarrollan un proceso llamado “memoria muscular” al repetir ciertos movimientos de manera cotidiana y sincronizarlos con otro tipo de referencia. Es así como aprendemos a andar en bicicleta y a escribir sin mirar el teclado, por ejemplo. El proyecto desarrollado por científicos de Cambridge trabaja bajo esa misma premisa.

Los investigadores usaron diferentes niveles de temperatura en un material flexible que modificaron químicamente para recibir calor. Después, programaron ciertas posiciones o movimientos para coincidir con estas temperaturas. Por ejemplo, una temperatura alta significa doblar y una más baja, estirar. Así, los movimientos pueden recuperarse a pedido, regresando a la referencia adecuada.

Las formas del músculo, además, son reversibles. Esto significa que pueden volverse a programar a voluntad miles de veces aplicando un voltaje de entre uno y dos voltios. Los investigadores están trabajando ahora en hacer pruebas para que estos dispositivos puedan implantarse y sean así de inmensa utilidad, no sólo en medicina sino también en robótica y hasta en las expediciones espaciales.

Simultáneamente, un grupo de investigadores japoneses del Instituto Tecnológico de Tokio crearon otro tipo de músculos artificiales, con los que aspiran “revolucionar la asistencia para personas con discapacidad”. El profesor Koichi Suzumori y su equipo trabajan desde hace tres años en perfeccionar el proyecto, que busca facilitar actividades de gran exigencia física, como las operaciones de rescate o la carga de mercancías.

 

Buendiario-musculos-memoria-japon-cambridge-2

 

Los nipones han logrado crear músculos de fibra artificial, que se incorporan sobre el esqueleto humano y se componen de cables y tubos de caucho y poliéster entrelazados, que se expanden o contraen al aplicarles aire a alta presión. “Exactamente igual que sucede con los músculos humanos cuando reciben estímulos nerviosos”, explica Suzumori, quien también ha trabajado para Toshiba. La pierna humana está provista de más de 50 músculos “sólo para mover la rodilla, lo que le permiten gran flexibilidad y destreza”, destaca Suzumori, y a ese nivel apuntan los científicos.

“Nuestro principal objetivo es alcanzar una movilidad similar”, afirma el investigador, cuyo proyecto está financiado íntegramente por su centro académico. “Sería posible crear trajes de músculos a medida, mucho más ligeros y cómodos que los exoesqueletos robóticos ya existentes”, sostiene el japonés, pensando en lanzar el invento en 2015.

El principio de funcionamiento neumático es “una vieja idea” que ya se aplica en dispositivos de gran tamaño usados en maquinaria industrial, pero Koichi Suzumori señala que la novedad clave de su proyecto es el desarrollo de microfibras sintéticas “muy finas, flexibles y ligeras”. Cada filamento tiene un diámetro de 1,8 milímetros y es capaz de generar una fuerza de 600 gramos, por lo que un haz de un centenar de filamentos es capaz de levantar hasta 60 kilos de peso.

En diferentes puntos del planeta pero con la misma finalidad -ayudar a la humanidad-, la ciencia se centra en una parte vital de nuestros cuerpos: la musculatura. ¡Éxitos, adalides del saber!

Visto en Gizmodo y El Informador

Agradecemos a Perla Wior por enviarnos estas noticias.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas