Mundo

Diseñan método para predecir crimen en ciudades latinas

El estudio estratégico permite anticipar qué tipos de delitos pueden ocurrir cerca de escuelas, hospitales o supermercados, con el fin de anticiparse y prevenirlo.

 

Buendiario-rutgers-prevenir crimen

 

Desde los súper héroes de las historietas hasta sus versiones más modernas de Hollywood, la posibilidad de anticipar y prevenir un crimen ha sido una constante en la imaginación popular (véase, por ejemplo, Minority Report, con Tom Cruise). En una nueva prueba que la vida imita al arte, expertos de la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, han desarrollado un método que permite predecir dónde es más probable que ocurran determinado tipo de delitos, de acuerdo a los hitos urbanos que hay alrededor.

La metodología se llama Risk Terrain Modeling y permite analizar los elementos del entorno (bancos, escuelas, transporte público, supermercados), e identificar mediante mapeos si hay relación entre ciertas infraestructuras y la ocurrencia de determinados delitos. La región del mundo que se ha tomado como referencia es Latinoamérica, y ya empezó a aplicarse: en Bogotá, con apoyo del Banco Mundial, se trabaja en una fórmula que permita prevenir crímenes. El Risk Terrain Modeling permite ver correlaciones entre zonas y hechos, para así concentrar los recursos y usarlos mejor para generar paz.

Lo que el método presenta es un diagnóstico, para que las autoridades reagrupen sus fuerzas y empiecen a prevenir delitos. Lo primero que se demostró en el caso de Bogotá es que el estatus socio-económico se refleja en la infraestructura y esto afecta la seguridad. Lo que el método analiza es el tipo de incidencias ocurridas cerca de bancos, escuelas o residencias de diferentes estratos sociales, tomando en cuenta los niveles de inequidad social que influyen en el tipo de construcciones y de circulación. También toma en cuenta las características físicas del entorno, y busca correlaciones.

La pregunta de fondo es por qué pasa lo que pasa (sea un homicidio o un robo) donde pasa, más allá del estrato social de las personas. Se descubrió, por ejemplo, que cerca de las clínicas en Bogotá hay mayor probabilidad de sufrir lesiones personales. Si bien las razones de esto son inciertas, una hipótesis es que por el costo promedio de los medicamentos en Colombia las farmacias son lugares a los que la gente va con abundante capital, lo cual llama la atención de posibles criminales en la zona.

Otra correlación que descubrieron fue que hay más probabilidad de sufrir de un hurto cerca de escuelas privadas en Bogotá. Y que en los barrios más pobres hay cinco veces más probabilidad de que ocurra un homicidio cerca de una estación de Transmilenio – el bus rápido de la capital colombiana. Lo que el método analiza es el entorno, y qué tipo de relaciones sociales pasan alli que permitan sacar conclusiones útiles. La información probabilística ayuda las autoridades locales a mitigar los factores de riesgo.

En Arizona, por ejemplo, con la misma metodología descubrieron que había más probabilidades de atracos cerca de negocios de venta variada. Tras una investigación policiaca descubrieron que en esos negocios se compraban teléfonos usados sin averiguar su origen. Así se encontró una solución al robo de teléfonos en la zona. Ahora Bogotá es el siguiente paso, y si los resultados son tan positivos como en Arizona quizás sea el afianzamiento de un método útil para toda la región.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas