Mundo

Diseñan envases comestibles usando un biopolímero

El material fue desarrollado por un equipo interdisciplinario del Instituto de Biotecnología (IBUN) de la Universidad Nacional de Colombia.

 

Así se ve la mezcla inicialmente, lista para envasar y comer

Así se ve la mezcla inicialmente, lista para envasar y comer

 

Recubrir frutas o encapsular aderezos podrían ser los nuevos usos del BiLac, biopolímero desarrollado en el Instituto de Biotecnología (IBUN), Colombia. Es el producto del trabajo de un equipo multidisciplinar conformado por estudiantes de de Diseño Industrial, Dietética y Psicología, como parte del proyecto “Diseño de empaques comestibles, impulsados por un avance tecnológico en el desarrollo de biopolímeros”.

Noticia relacionada: Corrientes tendrá la primera plaza comestible y sustentable de Argentina

“Dadas las características y las posibilidades del biopolímero, este encapsulado se dispondría sobre los alimentos como un aderezo. Al degradarse, puede esparcirse sobre el alimento”, explica Germán Silva, director del proyecto. El BiLac es un derivado de sacarosa con propiedades de biodegradación y biocompatibilidad, y sirve también como ingrediente en alimentos debido a su funcionalidad como fibra soluble demostrada en ensayos biológicos y clínicos.

BiLac también ha sido probado como recubrimiento comestible en frutas. Según el profesor Silva, “se trata de un material alternativo que representa un avance tecnológico con potencial de inserción en el mercado”, de gran importancia para supermercados, plazas y restaurantes.

 

Y el envase en su etapa final. ¡Delicioso!

Y el envase en su etapa final. ¡Delicioso!

 

En los últimos años, Colombia ha crecido en el desarrollo de nuevos productos y ha atravesado grandes avances en el tema de la conservación de las características de los alimentos durante los procesos de almacenamiento, transporte y comercialización, principalmente en materia del de packaging y embalaje. Un punto fundamental es la producción de alimentos que conserven al máximo las características de un producto fresco. De ahí el incremento en la demanda de nuevos empaques, eficientes pero menos dañinos sobre los ecosistemas.

Noticia relacionada: Inauguran el primer hotel comestible del mundo

Los desarrollos tecnológicos en el campo de materiales y procesos, y específicamente en el tema de envases y recubrimientos comestibles a partir de biopolímeros, son una parte fundamental de llegar a tener una industria alimenticia más sana y ecológica.

Superadas las pruebas de laboratorio en las que se demostró la viabilidad desde una perspectiva productiva, el grupo de investigación continuará ahora con el ajuste de algunos detalles para emprender etapas de desarrollo con la mirada puesta en las empresas que podrían estar interesadas en producir este tipo de envases.

Visto en El espectador

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas