Mundo

Diputados de 50 países piden descriminalizar el aborto

La declaración firmada en Berlín reclama a los países que respeten la autonomía de la mujer sobre su cuerpo. Todo un avance colaborativo en el asunto.

 

Buendiario-declaracion-berlin-aborto

 

En El Salvador, Nicaragua, Chile, República Dominicana o Malta está prohibido abortar bajo cualquier circunstancia. En otros más de 50, como Indonesia, Afganistán o Mauritania, solo es legal para salvar la vida de la mujer. Pero ahora, parlamentarios de medio centenar de países instaron este viernes en Berlín a esos Estados a abolir las leyes que criminalizan a las mujeres y niñas que se someten a interrupciones voluntarias del embarazo clandestinas. La declaración de Berlín, firmada por senadores y diputados de todas las regiones del mundo reunidos en la ciudad alemana, reclama también a los gobiernos que garanticen el acceso a métodos anticonceptivos baratos y pongan en marcha programas de educación sexual en todas las escuelas.

El texto busca presionar especialmente a los líderes del G7, que se reunirán en junio en Alemania, para que adquieran compromisos concretos con la promoción de la salud sexual y reproductiva, y sirvan así como brújula para el resto de países. La agenda diseñada por la canciller Angela Merkel para esa cita con los jefes de Estado y de Gobierno de Francia, Italia, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Japón incluye como punto clave el empoderamiento de las mujeres para desarrollar sus carreras y el fomento de su autoempleo como uno de los ejes de desarrollo mundiales.

Unas 226 millones de mujeres (la mayoría en países en desarrollo) que no desean quedarse embarazadas carecen de acceso a métodos anticonceptivos fiables para evitarlo, según datos de la ONU. Para garantizar la financiación del cambio, los parlamentarios reclaman a los gobiernos que dediquen al menos un 10% de los presupuestos nacionales y de la ayuda al desarrollo a los servicios de salud sexual y reproductiva, y a la promoción de la igualdad de género.

La declaración es una nueva llamada de atención para países como El Salvador, donde una quincena de mujeres cumple actualmente penas de cárcel por delitos relacionados con el aborto. También para México, donde más de 150 mujeres han pasado por un proceso penal por interrumpir su embarazo desde 2007; un delito por el que al menos 41 de ellas han estado o están en la cárcel, privadas de libertad.

Como se constata en casos como los de estos dos países, las leyes restrictivas no destierran esta práctica. Solo contribuye a engrosar las cifras de abortos clandestinos, incide Marleen Temmerman, directora del departamento de salud reproductiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El aborto no solo se produce en países en vías de desarrollo, sino también se practica clandestinamente en Polonia, Irlanda o Chile (con leyes muy restrictivas) para nombrar algunos.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas