Mundo

Diputados chilenos piden que se les baje el sueldo

Dos exdirigentes estudiantiles que hoy son diputados propusieron al Congreso fijar un límite ético de 20 salarios mínimos al ingreso fijo parlamentario chileno, el más alto de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD).

 

 

Tienen derecho a un sueldo mensual que supera los US$10.000, pero no lo quieren. Giorgio Jackson y Gabriel Boric, dos de los líderes de las protestas chilenas del 2011 y hoy diputados, presentaron un proyecto de ley que pide que se les baje considerablemente el sueldo. Los parlamentarios lanzaron el video y la campaña “Ayúdanos a despertarla”, pidiendo a la ciudadanía que presione a los 120 integrantes de la cámara, para que el dinero se use con otros fines. Una veintena de los parlamentarios ya firmó un acuerdo pidiendo a la Presidenta Bachelet que aplique urgencia al proyecto.

Diputados y senadores en Chile reciben un sueldo líquido promedio equivalente a 10129 dólares, mientras que el sueldo mínimo en el país llegará a casi 394 dólares a partir de julio próximo. Los parlamentarios ganan, además de su dieta, asignaciones para cubrir asesorías externas y emular los recursos con los que cuentan los ministros de estado. La propuesta plantea limitar la dieta de todo el Congreso, sin tocar las asignaciones. La ley se aplicaría a partir del período siguiente a su aprobación, para que los congresistas no voten una materia que les incumbe directamente.

 

Buendiario-diputados-chilenos-bajan-sueldo-1

 

“El proyecto ha agarrado fuerza a medida que pasa el tiempo y la ciudadanía conoce la idea (…) la política es una forma de servicio público y no una forma de enriquecernos”, explica Jackson. La socióloga Colombina Schaeffer, Leonardo Valenzuela y el periodista Patricio Segura organizaron independientemente un informe que diera sustento al pedido y la propuesta ha crecido mucho entre los parlamentarios. “Chile es el país con la dieta parlamentaria más alta de la OECD en relación a su PIB per cápita y la segunda más alta en relación a su sueldo mínimo después de México”, dice Schaeffer.

La dieta parlamentaria tiene como función establecer una condición mínima para dedicarse a la política en dedicación completa y sin conflictos de interés. El nuevo proyecto plantea que cualquier objetivo que se busque cumplir con los ingresos parlamentarios, quedará cumplido con un tope de 20 salarios mínimos. En los fundamentos del proyecto se plantea que un sueldo más cercano a la realidad de los ingresos de la mayoría de Chile generaría mayor identificación y cercanía de los parlamentarios con sus electores. Que los parlamentarios cobren mucho más que el resto de la población enfatiza la desigualdad en el país.

 

Buendiario-diputados-chilenos-bajan-sueldo-2

 

“Estas dietas tan altas permiten que los políticos se aíslen y se transformen en una especie de casta: personas que se sienten distintas, que viven en un país y en un mundo que no es el mismo que el de quienes representan”, explica Schaeffer. Se ve que las ideas de base han calado hondo, porque muchos han cambiado su posición. “Se van a ir sumando varios parlamentarios, quizás no todos están de acuerdo con el monto de rebaja, pero ya hemos agarrado un poco de conciencia de que los sueldos parlamentarios no se ajustan a nuestra realidad como país”, plantea Jackson.

“Se podría mejorar muchísimo la actividad política si esos recursos los dedicamos a otra cosas, como financiar, con mucha fiscalización, la actividad política en otros ámbitos. O generar más independencia del sector privado dando mayor financiamiento a las campañas políticas”, agrega el diputado, cuya principal meta es que los recursos dejen de malgastarse.

Visto en BBC

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas