¿Es o No es?

Dinamarca manda a adictos a rehabilitarse al Caribe

El país nórdico halló esta curiosa modalidad, financiada con dinero público. ¿Es una buena estrategia o una idea disparatada?

 

Buendiario-dinamarca-caribe-adictos-2

Muchachos en aprietos

 

Los adictos son personas que no pueden controlar un cierto consumo, que muchas veces arranca de la mano del ocio. ¿Cómo hacer para lidiar con ese consumo desmedido? Dinamara cree que enviándolos nuevamente al contexto de ocio. De placer, podríamos decir. A navegar al Caribe, lejos del mundo nórdico. Financiado por concejos regionales. Una idea que, obviamente, tiene defensores y detractores.

Se han invertido unos 6,2 millones de euros para enviar a 59 adictos certificados por médicos en veleros por la duración total de un año. Una vez en el Caribe, se dedican a trabajar en bases marítimas danesas, como modo de llevar a cabo su rehabilitación. El programa aleja a estos seres conflictivos de su país, evitando así que sean un factor de mala influencia para otros jóvenes, pero de paso los rehabilita en un entorno estimulante, de trabajo.

Puede sonar disparatado, y más cuando algunos hacen jet ski, alpinismo y buceo, pero las autoridades confirman que los sujetos vuelven cambiados, con otra visión del mundo, alejados de la ansiedad y el vicio. “El Caribe suena como un lugar exótico al cual ir, pero no se trata de una vacación. Hacemos esto para alejarlos del entorno del consumo abusivo de drogas; algunos de ellos estuvieron involucrados en crímenes, como el narcotráfico o el robo”, explica Flemming Olsen, director de asuntos familiares del concejo de Frederikssund, en el caribe danés. Olsen ya ha enviado a doce personas como parte del programa.

 

Buendiario-dinamarca-caribe-adictos-1

Un destino deseable

 

El alcalde del concejo, John Schmidt Andersen, agregó que “sé que se ve extraño, pero no es un crucero. Hay obligaciones que cumplir, y no me importa qué hacen en tanto dejen de abusar de sustancias”. Ole Jacobssen, jefe ejecutivo del concejo de Frederikssund, dice que los jóvenes reciben tutelaje y trabajan doce horas diarias, pero que a la vez el programa le ahorra dinero a los concejos regionales, ya que es más mano de obra para el cuidado de las islas. “Si no invertimos en estos jóvenes ahora, se volverán más caros a largo plazo, sea por el costo de la cárcel o por ayudas sociales”, explica Jacobssen.

Ya antes Dinamarca intentó métodos alternativos al abuso, como narcosalas en Copenhague donde se les da jeringas limpias a los heroinómanos, o revistas oficiales para ayudar a los adictos. Pero esto es un paso más lejos. ¿Qué opinan? ¿Es una buena estrategia o una idea disparatada?

Visto en Mashable

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas