Entretenimiento

Develan documental de Hitchcock sobre la Shoá

El legendario director británico recibió el encargo de armar una película en base a las imágenes que los camarógrafos militares captaron en la liberación del campo de concentración Bergen-Belsen en 1945. Ahora, décadas después, finalmente podemos acceder a esta atípica obra del realizador.

 

 

Dicen que el gran Alfred se horrorizó al ver esas imágenes por primera vez. Que al recibir el material con el que iba a trabajar quedó tan traumado que volvió recién una semana después. Es que lo suyo no era el horror real, sino el ficcional, el lúdico. Ese año, 1945, el director había accedido al pedido de su amigo Sidney Bernstein de dar forma a un documental sobre las atrocidades de guerra alemanas, usando material filmado por soldados ingleses y soviéticos. Nunca se pudo ver el resultado… hasta hoy.

“Fue prohibido porque cambió la situación política en Gran Bretaña”, sugiere Toby Haggith, curador del Imperial War Museum, quien cuenta que el objetivo de la película era que los alemanes reconocieran de inmediato su responsabilidad por lo ocurrido. Pero la película llevó mucho más de esperado y para cuando estuvo finalizado ya no era tan necesario políticamente.

Noticia relacionada: Encuentran film perdido de Orson Welles en Italia

En los años ochenta, el material fue redescubierto en el Museo Imperial de Guerra por un investogador norteamericano y se vio una parte en el Festival de Berlín de 1984. El título transitorio fue Memorias de los campos. Pero recién ahora se podrá ver la versión que Hitchcock tuvo en mente, restaurada, con imáganes nunca antes vistas sobre los campos de concentración y la liberación de los prisioneros de los mismos. La intención no es revolver en el pasado, sino acceder a la obra de uno de los más importantes artistas del siglo veinte, en una faceta poco conocida.

 

 

Toby Haggith dice sobre la película de Hitchcock que es “cándida, brillante y sofisticada”. El resultado, dice, es conmovedor, ya que no trata sobre la muerte, sino sobre la reconstrucción y la reconciliación: vemos a los prisioneros darse su primera ducha luego de abandonar el lugar, cómo limpian sus pertenencias. “Es una película de una profunda humanidad, de una gran empatía”, sugiere Haggith.

Noticia relacionada: Inédita visita de líderes musulmanes a Auschwitz

Ahora la tarea será dar un contexto a las imágenes, para que tengan un valor profundo. “No podemos evitar que la película sea increíblemente perturbadora, pero podemos ayudar a que la gente entienda por qué hoy la presentamos nuevamente”.

Visto en The Independent

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas