Acción / Reacción

¡Descubren una estrella que no se apaga nunca!

Los magnetares son una clase muy poco frecuente de estrellas de neutrones de alta energía. En 2013 un equipo internacional de astrónomos dio con uno de estos pequeños pero potentes astros junto al agujero negro en el centro de la Vía Lactea. Nuevas mediciones de ese magnetar indican que aparentemente es… ¡inagotable!

 

buendiario-estrella-inagotable

Nuevas mediciones indican que la estrella es aparentemente es inagotable.

 

El estudio de esa estrella acaba de publicarse en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Cuando una estrella supermasiva se colapsa por efecto de su propia masa y estalla en forma de supernova, uno de los resultados posibles es la formación de una estrella de neutrones. Los magnetares son tipos especiales de estrellas de neutrones que, pese a su pequeño tamaño, emiten gigantescas cantidades de radiación gamma y campos magnéticos muy potentes. De ahí su nombre.

El magnetar descubierto en 2013 y cuya denominación es SGR 1745-2900 es de lejos la estrella de neutrones más cercana a un agujero negro jamás descubierta. Los astrónomos han medido la señal que emite cada mes con el objetivo de averiguar su velocidad de enfriamiento. Los cálculos han sorprendido a los científicos porque el magnetar no se enfría a la velocidad a la que lo hacen otras estrellas semejantes. Lo hace muy lentamente.

 

buendiario-magnetar

 

Nanda Rea, investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio de Barcelona, y de la Universidad de Ámsterdam, en Holanda explica:

“En este estudio hemos conseguido observar la estrella desde el espacio cada mes y hemos logrado medir cómo se enfría. Y lo que hemos encontrado es que la velocidad de enfriamiento de la estrella es muy, muy lenta comparada con otros magnetars. Para la medición del magnetar, que es también un púlsar (estrella pulsante), se han empleado los datos recogidos durante un año y medio por un conjunto de telescopios espaciales como el Observatorio Chandra de Rayos-X, de la NASA, y el telescopio XMM-Newton, de la ESA”

Este hallazgo desafía los modelos de enfriamiento de estrellas muy magnéticas y puede tener repercusiones sobre nuestro conocimiento de la física nuclear bajo campos magnéticos y gravitacionales muy extremos.

La razón por la que esta estrella no se enfría como las demás aún es un misterio. En un principio se creía que era por algún tipo de influencia del agujero negro en sus inmediaciones, pero esa hipótesis se ha descartado. Lo que se baraja ahora es que haya otro mecanismo añadido de calentamiento, como por ejemplo un pequeño haz de campos magnéticos cruzados muy intenso que añade calor a la estrella.

 

Visto en Gizmodo

Nota editada por Nazarena Malatesta

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas