Mundo

Descubren un “gen de la obesidad”, camino a la cura

Investigadores de la Universidad de Copenhague se plantearon descubrir si el sobrepeso responde a motivos genéticos. Cuatro años y 1200 pruebas en cerdos demostraron que tal conexión existe. Y que entonces hay esperanza.

 

Los porcinos, la clave del estudio científico

Los porcinos, la clave del estudio científico

 

Es muy difícil monitorear los hábitos alimentcios de los humanos. En parte porque ninguna persona en el mundo se prestaría para que los científicos estudien cada alimento que ingiere, en cada momento del día. Así que los investigadores apelaron a los cerdos, cuyo sistema gastrointestinal es muy parecido al de los humanos, y lo mismo con la estructura de su genoma. Y parece que los chanchos accedieron.

Noticia relacionada: México crea impuesto a las bebidas azucaradas, que engordan

La prueba consistió en darle a los porcinos acceso ilimitado a alimento, para medir cuánto comían, cada cuánto, cuánto tiempo pasaban en el comedero y qué comida preferían, mientras se monitoreaba su peso. De cada cerdo se obtuvo una secuencia de su genoma – o sea, un mapa de su ADN -, sabiendo que no hay dos cerdos con la misma secuencia. Y se apuntó a que en esas diferencias se encontrar una relación con los hábitos alimenticios.

Aún si todos los chanchos fueron criados juntos, algunos demostraron comer más que otros. Y en ese punto descubrireron los investigadores que hay una relación entre algunos genes específicos y la tendencia sistemática a comer de más. Es decir, que en la genética está (una parte de) la explicación.

Noticia relacionada: Médicos neoyorkinos recetan frutas y verduras gratuitas

“Este es el primer estudio en el mundo que compara y mapea la genética de humanos y cerdos para revelar genes claves en el genoma humano (por ejemplo, los cromosomas 6 y 17) que se relacionan con la obesidad, además de estudiar a genes nuevos; así creemos que podemos explicar por qué anhelamos insalubremente cierta comida y por qué algunos de nosotros comemos de más, desarrollando obesidad y diabetes, las cuales implican problemas de salud y sociales vitales”, resumen los responsables del estudio.

La investigación reveló a su vez que estos genes son, hasta cierto punto, heredados; es más probable que un cerdo que presenta el gen de la ingesta excesiva sea descendiente de padres que también lo tenían. Hay una diferencia entre comer de más y ser obeso: la obesidad puede causarse por otros factores ajenos a la ingesta de alimentos, como el tipo de vida, el estado atlético o distintos tipos de enfermedades.

Noticia relacionada: Aerolínea inugura asientos extra large para obesos

El descubrimiento hecho por los daneses puede significar que tal vez pronto la gente pueda saber si es genéticamente tendiente a comer de más, con tan sólo hacer un examen de sangre. Sirve para saber cómo funciona el cuerpo de cada persona y cómo tratarlo para estar saludable. Los científicos a cargo aseguran que seguirán con sus investigaciones; Haja Kadarmideen, miembro del equipo, considera que el estudio puede permitir que la gente sea “más comprensiva y generosa con otros, ayudando a incentivar un modo de vida y ciertos cambios de comportamiento para contrarrestar responsablemente el potencial de estos genes de la obesidad”.

Visto en Universidad de Copenhague

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas