Animales

Descubren tipo de pulpo que puede ver a través de su piel

Gracias a la existencia de un pigmento sensible a la luz similar al de los ojos, el Octopus bimaculoides, un curioso tipo de cefalópodo, puede “ver” sin usar sus ojos.

 

Buendiario-Pulpo-descubrimiento- ciencia

 

Es un animal complejo: tiene ocho brazos repletos de ventosas pegajosas, ojos, boca, cerebro y tres corazones. El pulpo asombra con su ingenioso y artístico método de defensa mediante la liberación de una tinta oscura que despista a sus depredadores. Es un animal de especial interés entre los hombres de ciencia que eligen estudiarlo por su capacidad de cambiar el color, el patrón y la textura de su piel para integrarse en su entorno y enviar señales a los demás. Como si esto fuese poco, este grandioso animal volvió a sorprender a la comunidad científica: una investigación publicada en la revista Journal of Experimental Biology revela que la piel del pulpo contiene las proteínas de pigmentos que se encuentran en los ojos, por lo que serían sensibles a la luz.
Qué es lo importante de este nuevo descubrimiento: lo principal es que podría llegar a ser esta capacidad en la que reside el secreto de su admirada capacidad de camuflaje, a la que se ansía imitar en el mundo de la ciencia. Por lo tanto, podría la visión de la piel del pulpo ser el secreto de los cambios de color, por medio de las cuales logra detectar el color del entorno para, a continuación, relajar o contraer sus cromatóforos de manera adecuada, los cuales asumirán alguna de las tres plantillas básicas de patrones para camuflaje que poseen y como si fuese por arte de magia cambien su apariencia…todo esto en una fracción de segundo.

Los biólogos evolutivos Desmond Ramírez y Todd Oakley, de la Universidad de California, Santa Barbara explican que todavía no es del todo claro si los cromatóforos del pulpo actúan como sensores de luz, los receptores mecánicos, o ambos, pero ambos están planeando averiguar, en una serie de nuevos experimentos diseñados y determinar en qué tipo de comportamientos están involucrados. El hecho de que opsinas están presentes en las células mecánicamente sensibles sugiere que tienen un papel común y antiguo en estos procesos.
Estos científicos también planean comparar las opsinas de la piel y los ojos de diferentes especies, con el fin de ver cómo se relacionan, y para determinar si estas respuestas a luz no visuales son cooptadas por opsinas existentes, o evolucionaron de forma independiente.

Visto en The Guardian

Nota editada por Agus Caballero

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas