Acción / Reacción

Descubren reloj biológico que mide el envejecimiento

El estudio de la Universidad de California encontró que el cuerpo contiene un reloj que mide el envejecimiento de cada tejido, siendo el mamario de los que envejecen a una tasa más rápida. Esto explicaría que el cáncer de mama sea el de mayor incidencia en mujeres. ¿Será posible a partir de esto frenar el envejecimiento?

Por Julián Chernov

 

Un reloj biológico oculto en el ADN de cada tejido...

Un reloj biológico oculto en el ADN de cada tejido…

 

Todas las personas envejecen. Sin embargo, los científicos nunca pudieron entender muy bien el por qué, hasta ahora: un estudio de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA) ha descubierto un reloj biológico ubicado en nuestro genoma que puede arrojar luz sobre por qué nuestros cuerpos envejecen y cómo podemos frenar ó desacelerar el proceso.

Publicado el 21 de octubre en la revista Genome Biology, los hallazgos podrían ofrecer datos muy valiosos en beneficio de la investigación del cáncer y las células madre.

Noticia relacionada: Gusano brillante podría tener la clave de la longevidad

Mientras que, anteriormente, los relojes biológicos trataban de ser explicados por elementos como la saliva, las hormonas y los telómeros de la codificación genética (telómeros en el ADN), la nueva investigación es la primera en desarrollar una herramienta que predice el envejecimiento, la cual usa un mecanismo capaz de medir la edad de los distintos tejidos, órganos y tipos de célula del cuerpo humano en forma precisa. Inesperadamente, ésta nueva herramienta, demostró que algunas partes de la anatomía humana, como el tejido mamario en una mujer, envejece más rápido que el resto del cuerpo.

“Para luchar contra el envejecimiento, primero necesitamos una forma objetiva de medirlo: localizar un conjunto de bio-marcadores que señalan el tiempo en todo el cuerpo, ha sido un desafío que demandó 4 años para nosotros”, dijo Steve Horvath, un profesor de genética humana en la facultad de medicina de la UCLA y profesor de bioestadística en la facultad de salud pública de la misma universidad. “Mi meta al inventar ésta herramienta que predice el envejecimiento es ayudar a los científicos a mejorar su conocimiento acerca de que acelera y desacelera el envejecimiento humano”.

 

El estudio implica esperanzas para el cáncer de mama

El estudio implica esperanzas para el cáncer de mama

 

Para crear tan increíble herramienta, Horvath se concentró en un proceso que ocurre naturalmente llamado “Metilacion”: una modificación química de uno de los 4 bloques que componen nuestro ADN.

Mientras que en la mayoría de las muestras de los distintos tejidos, la edad biológica coincidió con la edad cronológica, en algunos casos, divergieron significativamente. Por ejemplo, Horvath descubrió que el tejido mamario femenino, envejece más rápido que el resto del cuerpo; “El tejido mamario femenino sano es de 2 a 3 años mas longevo que los otros tejidos en un mismo cuerpo”, y afirmó que “Si una mujer tiene cáncer de mama, el tejido sano adyacente al tumor es, en promedio, 12 años más longevo que el resto del cuerpo”: Éstos resultados podrían explicar por qué el cáncer de mama es el cáncer mas común en las mujeres.

Noticia relacionada: Descubren químico clave para tratar el Alzheimer

Dado que el tejido tumoral es en promedio 36 años más longevo que el tejido sano, esto podría explicar también por que la edad es un factor de riesgo fundamental para varios tipos de cáncer, en ambos géneros.

Finalmente, Horvath descubrió que la tasa de crecimiento de éste reloj, acelera o desacelera, dependiendo la edad de la persona. La tasa de envejecimiento celular es mucho más rápida cuando nacemos, y luego toma un ritmo constante desde los 20 años en adelante.

Noticia relacionada: Crean el primer cerebro en un laboratorio

Éste hallazgo posee el carácter de ser tremendamente útil. Sin embargo, subyace un problema ético tan grande como el descubrimiento mismo. El reloj interno podría ser usado para detectar enfermedades graves y aprender a curarlas por un lado, pero dada la naturaleza humana, podría también no detenerse allí y ser usado para frenar el envejecimiento propiamente dicho, lo cual alteraría el curso del planeta por completo: desacelerar el proceso natural que genera un “recambio” en el planeta, con una disminución en la relación fallecimientos/nacimientos en los seres humanos, posee consecuencias extremadamente negativas como podrían ser la sobrepoblación y la consecuente contaminación exacerbada. Por eso, éste tema no debe ser tomado a la ligera y debe ser manejado con mucho cuidado por especialistas idóneos que tengan en cuenta el potencial efecto socio-ambiental.

¿Qué opinás? Te invitamos a compartir tus opiniones al respecto.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas