Acción / Reacción

Descubren que recibir una sorpresa mejora la memoria

Científicos argentinos encontraron una técnica que podría ayudar a maestros a incentivar la capacidad de memoria de sus alumnos. A continuación, un trabajo que podría redefinir la educación en los próximos años y convertir a los científicos en los mejores aliados de la docencia.

Buendiario - Descubren que recibir una sorpresa mejora la memoria interna

 

Noticia relacionada: Aulas para hipoacúsicos en el Bellas Artes

Expertos del Laboratorio de Memoria del Instituto de Biología Celular y Neurociencia (IBCN), de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), descubrieron un mecanismo para mejorar la memoria de los chicos. El secreto parece estar en la combinación de lo que se quiere explicar con otra actividad (no relacionada con el tema de estudio) que debe relizarse hasta 1 hora antes o después de la clase.

Se hizo un análisis con 1.600 alumnos de entre 7 y 9 años y comprobaron que, aquellos que habían realizado la actividad sorpresa solo 15 minutos -antes o después de la clase – habían retenido un 60% más que quienes no la habían hecho.

Haydée Viola, directora del equipo que corrió la investigación, explicó que el aprendizaje (o “etiquetado conductual”, como lo llaman los expertos) es reforzado –y persiste en el largo plazo- cuando ocurre mientras que en el cerebro se sucede un proceso conocido como síntesis de proteínas. Esa síntesis proteica se genera, justamente, cuando el cerebro recibe estímulos inesperados y hace que todo lo aprendido durante ese período se recuerde por más tiempo.

Noticia relacionada: California reconoce derechos de niños transgénero

De esta forma se explica, por ejemplo, por qué la mayoría de las personas recuerda dónde estaba y qué hacía el día en que fueron atacadas las Torres Gemelas en Nueva York. Pero no es necesario, por suerte, un estímulo tan fuerte: para generar la síntesis proteica alcanza con una experiencia novedosa, que puede durar apenas 15 o 20 minutos. “Lo primordial es el elemento sorpresa“, explicó Viola.

El autor del estudio, Fabricio Ballarini, diseñó un sistema muy simple para aplicar en las escuelas y que ya fue puesto a prueba en 8 colegios primarios de la provincia de Buenos Aires. Creó una breve y entretenida clase de ciencia que dictó de manera sorpresiva a solo algunos alumnos de segundo a quinto grado, pero antes o después de esa clase, leyó a todos los chicos un cuento con la intención de que lo aprendan.

Noticia relacionada: Escuela en Afganistán enseña a niñas a defenderse

Al día siguiente se les tomó examen a todos. Los que si habían recibido la clase sorpresa recordaron un 60% más del cuento que quienes no habían participado de esa actividad. En los resultados de las preguntas más difíciles la diferencia fue aún más abrumadora y el primer grupo fue 200% más acertado en sus respuestas. Para Ballarini, quien además de científico es un gran docente, estos resultados son como un sueño hecho realidad. “Como científico uno siempre aspira a que lo que uno investiga sirva para algo, que se pueda aplicar“, dijo.

De cualquier manera, los expertos se mostraron cautos al afirmar que se trata por ahora de resultados preliminares, ya que no es posible constatar si en efecto –como presuponen- el mayor aprendizaje se dio por la síntesis proteica. Otra duda que asurge es sobre la aplicabilidad de los resultados. ¿Pueden las escuelas incorporar actividades novedosas cada vez que quieren que sus alumnos aprendan algo?

Noticia relacionada: Colegio reconoció los derechos de una niña transexual

Ballarini admite que sería impracticable sorprender a los alumnos cada días, aunque si podría usarse esta técnica un par de veces al año, cuando se quiere enseñar algo particularmente complicado o especialmente importante. “En todos los grados hay ciertos temas que cuesta más enseñarles a los niños. Para esos tópicos se puede aplicar esta práctica“.

Los científicos siguen investigando para entender más sobre este fenómeno. Por el momento, determinaron que los niños mejoran su aprendizaje cuando se les enseña algo novedoso, en un lugar distinto al habitual y cuando la clase la imparte alguien que no conocen. Ahora buscan determinar si todos estos factores son igualmente necesarios Empezaron también a trabajar con chicos más grandes, de escuelas secundarias, para ver si los resultados se repiten a esa edad. Las conclusiones de estos trabajos podrían redefinir la forma en que se encara el aprendizaje en el aula.

 

Visto en BBC Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas