¡WOW!

Descubren el misterio de la Pirámide de Keops

Hallazgos arquitectónicos revelan que la superficie de la construcción representaba 100.000 veces el número pi y que coronaba su cúspide una esfera de 2.7 metros de diámetro.

 

Buendiario-piramide-keops-misterio-descubrimiento

 

Civilizaciones antiguas como la egipcia continúan siendo un enigma para los hombres. Las recientes investigaciones del arquitecto catalán Miguel Pérez Sanchez han permitido reconstruir por computadora y con gran exactitud la pirámide de Keops y revelar una serie de datos hasta el momento desconocidos sobre una de las obras  más importantes de la historia. Esta información es de absoluta riqueza porque revela claves a interrogantes que hasta el momento eran impensables. Todo el mundo se ha preguntado cómo es posible que civilizaciones tan antiguas hayan podido producir obras tan imponentes. Puntualmente la llamada “Gran Pirámide”, fue construida durante el reinado de Khufu (2550 a.C. a 2527 a.C.), segundo faraón de la IV Dinastía, a quien Herodoto llamó Keops.

La investigación transcurrió durante un período de diez años y fue posible gracias a la conformación de un equipo multidisciplinario que pudo reconstruir la pirámide en un dibujo tridimensional de cuatro cifras decimales, lo cual resulta cien veces más que la precisión habitual empleada en la arquitectura.

 

Buendiario-entrada-piramide-keops

 

Los resultados del trabajo han demostrado que la superficie del monumento, que hoy en día se encuentra en “estado ruinoso”, era mucho más grande y representaba 100.000 veces el número pi (µ), que evoca a los “conocimientos científicos insospechados”, teniendo en cuenta que esta unidad matemática se conoció 3.000 después de la construcción de la Gran Pirámide. Asimismo, el antiguo edificio estaba coronado por una esfera de más de dos metros de altura.

La construcción perdió nueve metros de altura y actualmente está privada de su capa de recubrimiento original de bloques de piedra caliza blanca. Pérez Sánchez también afirma que la esfera, con un diámetro de 2,7 metros que coronaba su cima, simbolizaba el Ojo de Horus, el dios celeste, iniciador de la civilización egipcia.

Tal como vemos, estos nuevos descubrimientos son de enorme valor para la historia, la arquitectura y las matemáticas. La pregunta sigue siendo: ¿Qué otros misterios desconocidos habrán?

 

Visto en: La Gaceta

Nota editada por Johanna Merschon. Agradecemos a Perla Wior por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas