Acción / Reacción

Descubren cómo rejuvenecer el sistema inmunitario

El sistema inmunitario, responsable de la defensa del organismo, también envejece. Pero David Escors han encontrado la forma de detener ese proceso, y dar más vitalidad al cuerpo.

 

Buendiario-david-escors-proceso-sistema-inmunologico-2

Progreso científico y cordialidad, la clave del éxito.

 

Los linfocitos T, claves en la detección de organismos extraños para su posterior eliminación, van perdiendo sus propiedades con el tiempo, envejecen. Esto explica, por ejemplo, por qué las personas mayores son más propensas a adquirir infecciones. Un equipo liderado por el español David Escors logró describir en detalle el proceso de deterioro y han desarrollado en el organismo de investigación Navarrabiomed el modo de revertirlo.

El proceso de envejecimiento es más rápido de lo que se piensa. El propio Escors, que midió su sistema inmunitario como parte del trabajo, tenía entre un 35% y un 40% de sus linfocitos T envejecidos a los 37 años, cuando fue analizado (ahora tiene 40). En el proceso están involucradas varias rutas (el gen p38, la AMPK), lo que ofrece distintas alternativas para actuar sobre ellas. La idea es reactivar el sistema inmunitario para fortalecerlo cuando surge una infección o para activarlo en inmunoterapias contra el cáncer, por ejemplo. De hecho, ya hay fármacos que actúan sobre el p38, presente en algunos tipos de cáncer.

Otra opción es usar una terapia génica para modificar los linfocitos, para que pierdan la capacidad de envejecer. Por ejemplo, el sensor metabólico AMPK activa el p38, que, a su vez, hace que no se exprese la telomerasa. Esta enzima es clave para mantener la integridad de la información genética en la división celular; al inhibirla se impide ese proceso. La consecuencia, al no haber envejecimiento, es que no hay mutaciones (cambios en el ADN que dan lugar a comportamientos anómalos de las células), y se detiene el proceso.

El AMPK también actúa cuando detecta una bajada de glucosa, el nutriente básico de las células, y activa un sistema de ahorro que reduce las divisiones celulares (y, por tanto, el envejecimiento). Lo importante de todos modos es encontrar el equilibrio. El envejecimiento de los linfocitos y su consecuente inactivación es un mecanismo de protección ante las mutaciones que hayan podido adquirir. Por eso a la hora de rejuvenecerlos hay que tener en cuenta ese aspecto con sus posibles riesgos.

Otra buena noticia para la salud, y para la extensión de la vida en este planeta.

Visto en Nature Immunology

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas